Tag Archives: Querétaro

Cielito Querido Café inicia fase de expansión

Sucursal 1

Cielito Querido Café, la empresa mexicana que en sólo cinco años ya tiene 55 sucursales en la Ciudad de México y Área Metropolitana, arranca su proceso de expansión por toda la República, con la apertura de tres sucursales en Querétaro.

Para quien acude a uno de sus establecimientos está claro que no hubiera preferido ir a un Starbucks. El lenguaje lúdico, típico de la cultura mexicana, y las constantes referencias a la absurda terminología de la cadena estadounidense hacen de esta cafetería un espacio divertido.

Diego Landa, Ignacio Cadena y Héctor Esrawe son los creadores del concepto, que mezcla la alegría de los colores, el simbolismo y el grafismo ilustrado de finales del Siglo XIX y XX que existió en el país, en conjunto con la gráfica de los productos de las antiguas tiendas de ultramarinos y tiendas de raya.

Panque de Nata con Capuccino Cajeta

Los productos que ofrece son nacionales, elaborados mediante procesos artesanales. Destacan su famoso chocolate con chile y la horchata de la casa caliente; el café con leche de olla; cacao puro caliente, frío o frappé, y sus chamoyadas.

“Por medio de nuestros productos y lenguaje, buscamos poner en alto la cultura de nuestro país, tanto en su diseño, materias primas, comunicación y elaboración, es por eso que queremos ser parte de todos los mexicanos, como dice el dicho “de poquito en poquito se llena el jarrito”, el poder expandirnos al interior de la república y estar presentes en Querétaro es un gran paso para la empresa, el cual está lleno de retos y responsabilidades” comentó Brenda Montero, directora de Cielito Querido Café.

Las puertas de la primer sucursal de Querétaro se abrió el pasado 18 de diciembre en Juriquilla, y las otras dos estarán ubicadas en Álamos y Antea.

 

Querétaro va por otros tres Pueblos Mágicos

Colon (1)

Colón. (Cortesía)

Los municipios de Colón, Amealco y San Joaquín realizaron su pre registro para obtener el nombramiento de Pueblos Mágicos que otorga la Secretaría de Turismo Federal.

El pasado 15 de diciembre venció el plazo para la recepción de la documentación necesaria y del 1 de febrero al 15 de abril personal de la dependencia federal visitará a los candidatos para comprobar que cumplen con los requisitos necesarios para obtener el distintivo.

Entre los requisitos destacan contar con un área o unidad administrativa dedicada al turismo, así como un directorio de prestadores de servicios e inventario de recursos y atractivos turísticos. Asimismo, deben poseer condiciones adecuadas de conectividad y comunicación, además de una copia del plan y/o programa de Desarrollo Turístico Municipal, en el cual se incluyan acciones específicas para impulsar el desarrollo del Pueblo Mágico.

La Secretaría de Turismo Federal dará a conocer en el mes de julio próximo el nombramiento de los nuevos Pueblos Mágicos, que actualmente suman 83 en el país, entre ellos Bernal, Jalpan, Cadereyta y Tequisquiapan.

Apenas en septiembre del año pasado, el Programa Pueblos Mágicos tuvocambios en sus lineamientos generales para la incorporación y permanencia de las entidades que lo conforman.

De prosperar el nombramiento de Colón, Amealco y San Joaquín, el estado de Querétaro sumaría siete Pueblos Mágicos.

San Joaquín. (Cortesía)

San Joaquín. (Cortesía)

Amealco. (Cortesía)

Amealco. (Cortesía)

Pepitas de uva, semilla de negocios

Vid belleza, una empresa con sentido social

IMG_9564En mayo de 2011, Paulina Bonilla y Lilián Avilés unieron fuerzas para crear Vid Belleza, una empresa que fabrica exfoliantes, jabones, aceites, humectantes y distintos productos de cuidado personal.

Pero no sólo lograron descubrir que las pepitas de uva pueden ser una excelente semilla de negocio, sino que también incluyeron en su proyecto a mujeres de zonas marginadas.

“Lilián y yo nos conocimos en San Miguel de Allende hace año y medio y empezamos a trabajar juntas en este proyecto con la visión de crear oportunidades de trabajo para mujeres de comunidades rurales que han sufrido que sus familiares, su esposo, sus hijos, se han ido a buscar mejores oportunidades en Estados Unidos. Se trata de ayudarlas a generar su propio sustento económico y de sus familias.”

Paulina Bonilla, de 26 años, es ingeniera y tecnóloga en alimentos, egresada de la Universidad Iberoamericana especializada en productos naturales. Explica que la materia prima proviene de viñedos del Bajío, como Freixenet en Querétaro y Cuna de Tierra, en Guanajuato.

“Las pepitas de uva que se separan durante el proceso vinícola son la base. Las molemos y utilizamos lo que son las propiedades, como el aceite, el extracto, y en algunos casos la pepita completa.

Bonilla trabajó anteriormente en el Proyecto Lavanda, de Dolores Hidalgo, Guanajuato, impulsado por la organización no gubernamental St. Anthony’s Alliance. Este proyecto consiste en apoyar a mujeres en la siembra de lavanda y fabricación de productos con esta materia prima, para elevar sus ingresos.

Ahora, con Vid Belleza, “nos unimos prácticamente a la misma comunidad y también empleamos ingredientes de su proyecto y nos apoyan en la elaboración de nuestros productos. Hacemos sinergia”.

El objetivo de estas dos jóvenes empresarias es expandir su mercado hacia toda la zona de Bajío, Ciudad de México, Guadalajara, “pero vamos un paso a la vez”.

IMG_9575Por lo pronto, han aprovechado la experiencia de Lilián Avilés como ejecutiva de turismo internacional para colocar sus productos en lugares como el Lajas Spa, en el Hotel Casa Sierra Nevada, la tienda Natura, de Vía Orgánica y Moonrise en San Miguel de Allende, Guanajuato, y en la ciudad de México en Ecobutik, que tiene sucursales en San Ángel y en el Centro Histórico de la ciudad de México.

“Tenemos en total una lista 16 productos; estamos por terminar un aceite de noche a base de aceites completamente naturales y nativos, como aceite de nopal, tepezcohuite, pepita de uva, manzanilla, entre otros , y una crema corporal”, concluyó Bonilla Nuño.

Cuatro Palos, descubriendo la Sierra Gorda

El pueblo mágico de Bernal resulta ser un excelente punto de arranque para recorrer la Sierra Gorda de Querétaro. Partimos por la carretera federal 120  con la intención de explorar las maravillas naturales e historia que resguarda el municipio de Pinal de Amoles.

El primer tramo de la carretera hasta Peña Blanca que consta de unos 50 kilómetros se pasa rápido gracias a las rectas y sus bien trazados caminos. Nos acompaña un paisaje semidesértico y árido que  da un sentimiento de soledad en un camino que no parece tener fin. Pasando este poblado encontramos la entrada a la Sierra en donde gradualmente observamos cómo las imponentes montañas se levantan a nuestro costado, mientras el camino se retuerce subiendo y rodeando este intrincado paisaje. La carretera nos ofrece vistas espectaculares que obligan a los viajeros a detenerse un momento para disfrutar el mar de montañas que se agitan a sus pies.

 

Sierra Madre, Querétaro

 

De forma radical cambia el paisaje. De una montaña a otra los arbustos áridos se convierten en imponentes árboles y nos rodea un verde que da una inesperada vida al camino.

Pasando el pueblo La Cañada en el kilometro 132, veremos junto a un modesto anuncio el camino de tierra hacia el cual nos aventuramos. Una vía de terracería que requiere un par de maniobras osadas nos conduce a través del bosque. Al final nos recibe el pequeño poblado de Cuatro Palos, con 142 habitantes a una altura de  2600 metros sobre el nivel del mar. Aquí nos encontramos a nuestra joven guía de nombre Margarita, una dulce niña que nos lleva a recorrer a pie un sendero muy bien acondicionado, que poco a poco nos va mostrando el secreto que resguarda este poblado. El mirador nos ofrece una vista imponente. Las montañas presumiendo su magnitud se forman en hileras que pareciesen no tener fin. Simplemente nos quita el aliento.  

Cuatro Palos - Cierra Gorda

Debajo nuestro podemos apreciar el Cerro de la Media Luna, que  guarda una historia de orgullo, libertad y valentía.  En 1748  se llevó a cabo la última batalla entre José de Escandón y el pueblo de los Chichimeca Jonaces que tras una lucha de 20 años terminó en su exterminio. Este pueblo, conocido por rebelde e indómito, dio durante dos siglos una feroz resistencia al dominio español, siendo la Sierra Gorda el último bastión de los indígenas en México en contra de los conquistadores.

Cuatro Palos - Cerro de la Media Luna

Dando una última mirada regresamos al poblado y tras despedirnos de nuestra guía regresamos a la carretera siguiendo nuestro camino. Tras pasar la Puerta del Cielo que es el punto carretero más alto del estado, encontramos a Pinal de Amoles, fundado en 1609. Fue un próspero pueblo minero y actualmente es la cabecera municipal. Recientemente,  fue arreglado por las fiestas del Bicentenario, regresándole así el brillo que lleva en su historia. Un pueblo tradicional y colorido que permite recargar energías y comprar fruta en sus calles llenas de escaleras y callejones.

Pinal de Amoles  - Templo Real de San Jose

Es hora de regresar. La sierra se despide de nosotros no sin antes comentarnos que nos faltaron muchos lugares por conocer e historias que contar en sus intricados caminos que en otro momento volveremos a recorrer.

El municipio de Pinal de Amoles resguarda con orgullo y hospitalidad la entrada a la Sierra Gorda. La aventura y naturaleza esperan a los viajeros que recorren sus caminos. A tan solo 300 kilómetros de la Ciudad de México cualquier fin de semana es bueno para ir a explorar, con la seguridad de que uno siempre se encontrará algo diferente.

 

Incubadora Tec, aterrizaje seguro de sueños emprendedores

QUERÉTARO, Qro.– Con más de cien proyectos activos, la Incubadora de Empresas del Tecnológico Monterrey campus Querétaro ya presume de 420 negocios graduados, de los que el 70 por ciento continúa en operación.

El proceso consta de tres etapas: preincubación, incubación y post. “Tenemos diferentes programas: tecnología intermedia, alta tecnología y acelerador, y también trabajamos con la incubadora social para proyectos tradicionales.” explicó  Dulce Vera Noyola, coordinadora de esta fábrica de empresas.

En tecnología intermedia hay 57 proyectos y en alta tecnología 33, para un total de 90 proyectos. En la aceleradora se trabajan con 12, que son negocios que ya están en operación, cuentan con más de 20 empleados y sus ventas superan los nueve millones de pesos anuales.

“Básicamente lo que trabajamos en la incubadora es todo el proceso, desde una idea, la creación, desarrollo y consolidación del proyecto, por eso es que duran con nosotros un periodo de 18 meses. Cada etapa del proceso dura seis meses aproximadamente.”

La incubadora tiene aproximadamente ocho años; antes se ubicaba en otra área del Tec, pero a partir de marzo de 2010 se mudó al Parque Tecnológico, donde ya incluyó la aceleradora de negocios y las empresas landing.

Para ingresar a la incubadora es necesario cubrir varios requisitos. Se trata de albergar a las empresas que tienen posibilidades de éxito. En el caso de las empresas de tecnología intermedia se exige que sean innovadoras y tengan un diferenciador clave, no importa que sean manufactureras, de diseño o de servicios.

Las de alta tecnología, además de esas características, deben contar obligatoriamente con una  patente, licenciamiento o cualquier protección que puedan tener hacia su desarrollo.

El 80 por ciento de los huéspedes son comunidad interna, exalumnos, empleados o profesores, el resto es  de la comunidad en general.

El  equipo que asesora está conformado por una base de aproximadamente 80 a 90 consultores en las tres categorías, training, junior y senior. El perfil es que hayan tenido una empresa y cuenten con experiencia en la industria y en consultoría e impartición de cursos.

La mayor parte de los proyectos es de tecnología intermedia, debido a que es más complicado generar proyectos de alta tecnología, por la patente.

Lo más común es empresas de servicios, de diseño, consultoras, de impresión, de servicios de tecnología, software.

El costo de la incubación depende del tipo de negocio. Una empresa de servicios entraría en tecnología intermedia y  la primera etapa significaría una inversión de 15 mil pesos  si se cuenta con apoyo gubernamental o 24 mil pesos si se carece de él.

Ocho de cada diez empresas que entran en la incubadora logran el éxito. El estar en una incubadora es un proceso que disminuye las posibilidades de fracaso, pero siempre va a haber un riesgo.

Verifid y Digitum son ejemplo de empresas surgidas de la incubadora y que ahora tienen sus oficinas en el Parque Tecnológico. Aún en proceso de incubación, destaca Personae Consultores, un despacho psicológico organizacional, que da servicios en temas de recursos humanos y desarrollo de las empresas.

 

Considerando tanto empresas incubadas como maduras, durante 2010 se generaron en el Parque Tecnológico un total de 274 empleos directos y ventas por 88 millones de pesos.

 

Parque Tecnológico

El Parque Tecnológico del Tec Querétaro cuenta con diez niveles, ocho mil 500 metros cuadrados de construcción y tuvo un costo aproximado de 150 millones de pesos.

El edificio se conforma por cinco áreas:

1.-  Incubadora de Empresas

2.- Aceleradora de Empresas

3.- Modelo de Landing: empresas maduras de tecnología

4.- Centro de Competitividad Internacional: programas ejecutivos de capacitación y consultoría

5.-  La Escuela de Graduados en Administración: maestrías relacionadas con Administración y Finanzas

En el periodo de marzo a diciembre del 2010, la Incubadora de Empresas atendió a 71 empresarios, de las cuales 24 se instalaron físicamente en oficinas del Parque. Éstas generaron 114 empleos y reportaron ventas anuales de 11 millones 300 mil pesos.

Hasta febrero del 2011, 25 empresas u organismos se instalaron en el Parque bajo el Modelo de Empresas Landing, de las cuales ocho son extranjeras. Dichas organizaciones reportaron 77 millones de pesos en ventas anuales y 160 empleos directos.

 

 

 

Cedia, en el corazón de la industria aeronáutica

Con el aterrizaje de empresas del sector aeronáutico, principalmente la canadiense Bombardier, Querétaro se ha transformado en los últimos cinco años en uno de los estados con mayor presencia del sector en el país.

La apertura de este tipo de industrias en el estado sería impensable sin el esfuerzo desarrollado por diversas organizaciones educativas para satisfacer la creciente necesidad de capital humano especializado, que permita garantizar la calidad de la producción.

Las empresas del ramo, con necesidades tecnológicas y de proveeduría específicas, han dado un impulso significativo a la economía local, a tal grado que en la actualidad emplean a cuatro mil 890 personas, y se calcula que en los próximos tres años se dará un crecimiento del sector de 255 por ciento.

 De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Sustentable estatal, en el territorio queretano hay 50 participantes de la industria aeronáutica, entre empresas de manufactura, centros de investigación y desarrollo, e instituciones educativas que tienen programas especiales, como la UNAQ y el Tecnológico de Monterrey.

Precisamente en esta última institución surge el  Centro de Desarrollo para la Industria Aeronáutica (Cedia), creado en 2006 ante la necesidad de impulsar la formación de profesionales especializados, así como apoyar el desarrollo de proveedores y soluciones tecnológicas para el sector, basado en un modelo de colaboración universidad-empresa.

Simulador de vuelo

Uno de los proyectos en los que se ha trabajado en los últimos tres años es el simulador de vuelo, que tiene dos versiones: el ubicado en una cabina real de un Boeing 737, y el equipo portátil, que es desarmable y se puede llevar a exposiciones, indica Rocío Cuéllar, una de las asistentes de investigación del centro.

“Además tenemos la turbina en la que se explica a los alumnos todos los principios de turbomaquinaria,  y un equipo de aeromodelismo que en principio comenzó para volar aviones que se compraban completos, pero ya van dos que se diseñan completamente aquí.”

“En el proyecto del simulador hemos procurado que cada uno de los instrumentos luzca como los de un avión real.  Anteriormente se utilizaban una gran cantidad de cables, porque en cada componente había uno que era llevado a tarjetas concentradoras, para conectarlos a la computadora central.

“Lo que nosotros estamos haciendo es ponerle inteligencia a estas tarjetas,  ya tienen un FGPA, que es un chip completamente en blanco que nos permite configurarlo de acuerdo a como lo necesitemos, ya sea lógica programable, como microprocesador, como microcontrolador y hacemos que se comunique vía un cable USB, que es el que va a llegar a la computadora y permite que cada uno de los módulos tenga inteligencia.”

Es un trabajo en el que han participado estudiantes de las carreras de diseño industrial, ingeniería electrónica y mecánica, arquitectura y mecatrónica, y que cada vez despierta mayor interés no sólo entre los alumnos sino entre las empresas

“No es una plataforma que se termine y ya; ahora se está trabajando con USB, pero se está migrando a un protocolo que utilizan en la industria  automotriz, que se llama CAN (acrónimo del inglés Controller Area Network), que compañías como Boeing ya están intruduciendo en sus aviones y posteriormente se busca  que los instrumentos sean inalámbricos.

“A la par que va avanzando, también se modifica. Estamos viendo con compañías como Aeroméxico o Interjet si se puede desarrollar equipo para ellos y también con Bombardier para construir, junto con la UNAQ, un simulador para el Learjet 85, que es el que están fabricando aquí en Querétaro.

El simulador se ha ido también a presentar a Chicago, al Instituto de Aeronáutica y Astronáutica y a Boeing, lo que nos ha permitido confirmar que vamos por el camino correcto.

Materiales compuestos

Otro programa del Cedia es el orientado a los materiales compuestos,  esenciales para la fabricación de componentes de la industria aeronáutica. Se trata de mezclas de base resina o  polimética, con fibras de carbono o vidrio,  y metales como aluminio o titanio.

La unión de diversos materiales es lo que logra que se alcancen propiedades mecánicas mejores y lo que los mantiene adheridos es la matriz, es el polímero.

También existen materiales preimpregnados con la cantidad de resina o catalizador, vienen a temperaturas de menos 18 grados centígrados y a la temperatura ambiente el polímero empieza a catalizar y solidificarse. Principalmente se utiliza en partes estructurales de aviones, largueros, marcos de ventanas, vigas.

“Industrias establecidas en Querétaro ya hacen este proceso de fabricar el material laminado para el marco de la ventana y después instalarlo en la pieza del avión. Nuestra intención con aquí es enseñarle al alumno cómo se fabrica un laminado de este tipo y además realizar ensayos para verificar sus propiedades mecánicas”, dice Mariana Farat Saldívar, asistente de investigación para la maestría de Sistemas de Manufactura

Se realizan ensayos de tensión, para determinar la resistencia de un material antes de que se fracture. “Además tenemos equipos de ultrasonido para hacer ensayos no destructivos,  sobre todo en metales. Permiten ubicar la fractura o el área que está dañada. de qué tamaño sería la grieta, si es que la hay y a qué profundidad. Esto es muy importante porque los aviones no pueden fallar.”