Category Archives: Emprendedor

Roads To Innovate busca ¡otra vez! emprendedores en México

¿Eres innovador en tiempos de pandemia? Puedes ganar un lugar en un programa internacional de emprendedurismo, conseguir el respaldo de expertos y tener la oportunidad de llevar tu negocio al “siguiente” nivel.

Valeria Ruiz, representante de la oficina de Proyecto México de la Fundación Friederich Neumann.

¿La pandemia te obligó a convertirte en emprendedor? ¿Tienes una empresa en formación que tiene como “apellido” innovación? Entonces tú puedes ganar un sitio en el Innovate Entrepreneurship Programme, organizado por la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad y La Alianza para Centroamérica, que ofrece mentorías, un diplomado y la oportunidad de “conectarte” para llevar tu a negocio a otros países.

La convocatoria se lanzó el 6 de abril y tienes hasta el próximo 14 de mayo para inscribirte. Para motivarte, puedes participar en los talleres abiertos al público que se están ofreciendo desde el 7 de abril en diversas plataformas y que puedes seguir en bitly.com/PasionPorCrear o en la página  https://www.facebook.com/watch/FNFMexico/. Forman parte de la dinámica de activación ideada por los organizadores para animar a los emprendedores a registrar su proyecto.

La primera edición de Roads to Innovate, en 2020, quedó atrapada por la pandemia, se retrasó y tuvo que realizarse en línea. Por eso este año los ganadores de 2020 de México se unirán a los que surjan del concurso en 2021, para participar de manera conjunta en el programa de emprendedurismo y tener la oportunidad de ser ganador en el Innovate Entrepreneurship Summit, que reunirá a los ganadores de todos los países participantes: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y México.

Las categorías en que se dividen los premios son:

  • Emprendiendo en Tiempos de Pandemia: negocios creados o adaptados durante la pandemia -bases cambian en cuanto a tiempo de existencia del emprendimiento
  • Salud
  • Smart Cities
  • Energía
  • General. Emprendimientos innovadores, tecnológicos, excluyendo emprendimientos de subsistencia (por ejemplo, producción de alimentos)

Valeria Ruiz, representante de la oficina de Proyecto México de la Fundación Friederich Neumann, dice que para este año se esperaba organizar el Innovate Entrepreneurship Summit en Guatemala de forma presencial, pero “probablemente será en línea” debido a la pandemia.

La realización del Roads to Innovate fue muy complicada el año pasado debido a la pandemia. La convocatoria no duró tanto y no se registraron más de 45 proyectos.  Este año se espera superar la cifra, aunque al final lo importante es la calidad de los proyectos.

“Los finalistas van a tener la mentoría, sean ganadores o no. Los ganadores van a tener acceso completo a todo el programa de Innovate y también acceso a participar en la final regional”, detalla Valeria Ruiz en entrevista.

La inscripción es por emprendimiento, independientemente de si está formado por una o más personas. En la página de http://bit.ly/InnovateMex los emprendedores pueden inscribirse. El registro es gratuito, así como los talleres.

“Al finalizar la convocatoria vamos a analizar todo con expertos que nos van a ayudar a deliberar y elegir a los finalistas. V vamos a contactar a todos para darles el resultado sea que fueran elegidos o no y darles una pequeña explicación de lo que vimos en su proyecto y en qué pueden mejorar. Esto será más personalizado para los finalistas, a quienes se ayudará a mejorar su pitch de negocio para que lo puedan presentar en el concurso regional”, indica Ruiz.

Los ganadores en México el año pasado fueron:

  • Regina Zavaleta Aragón, de la empresa Healthy Plants, que se dedica a la producción y comercialización de plantas medicinales y productos derivados.
  • Eduardo Cu, de Alternet, que busca proveer de internet vía fibra óptica a las regiones que carecen de acceso a la red.
  • Tomás Iglesias, con Osiris Healtech Sistemas, empresa desarrolladora de plataformas digitales para el manejo y análisis de información clínica de la salud.
  • Rafael López, de Diagnostikare, una plataforma de atención digital dentro del primer nivel de salud.
  • Salvador Alfaro, con Ayure, una aplicación digital que facilita la comunicación con centros de reciclaje.

Lanzan red para reactivar negocios abrumados por la pandemia

Businessmen Multitasking (BMT) reúne a mujeres y hombres líderes de empresas con el fin de intercambiar ideas y estrategias, así como generar un espacio de conexión y promoción comercial.

“El futuro de nuestros negocios está en nuestras manos, no podemos contar con nadie más”.

Edward Stead.
Por: Perla Oropeza

En marzo de 2020, muchos empresarios mexicanos pensaban que la cuarentena y el home office no iban a durar más allá del verano. Sin embargo, en agosto ya resultó evidente que la contingencia iba para largo y era necesario hacer algo para evitar daños económicos irreparables.

Fue así como surgió Businessmen Multitasking (BMT), que en un principio reunió a un puñado de directivos y líderes, pero que poco a poco fue incrementando el número de participantes, hasta reunir en la actualidad a 7,200 mujeres y hombres de negocios.

Mientras empresarios de otros países recibían de sus gobiernos apoyos extraordinarios para enfrentar el cierre de sus establecimientos, en México quedó claro que no habría nada semejante.

Edward Stead.

“Sentimos que el futuro de nuestros negocios está en nuestras manos y no podemos contar con nadie”, dice en entrevista Edward Stead, quien junto con Patricio Brockmann creó esta red empresarial.

“Como empresarios no podemos quedarnos con las manos cruzadas esperando a que todo se restablezca de manera mágica, es por esto que decidimos crear este grupo para que líderes de empresas se unan y realicemos una sinergia con propuestas y estrategias, que nos lleve a una pronta reactivación”, expone Stead.

BMT nació como un grupo privado en Facebook, con el objetivo de estimular e impulsar negocios e inversiones y detonar la innovación empresarial en México, pero ha ido creciendo hasta llegar a líderes empresariales de habla hispana en países como Colombia, Argentina, Perú, Estados Unidos, Canadá y España.

“Todo ha ocurrido de contacto en contacto; corriendo la voz”, dice Stead. Ahora el objetivo es crear una plataforma web propia, con un directorio inteligente, que debería estar listo en marzo.

BMT es un grupo internacional donde sólo se habla en español y está integrado por mujeres y hombres empresarios o directivos. “La mayoría labora para pequeños o medianos negocios;  hay muchos proveedores independientes pero también tenemos grupos empresariales”, comenta Edward Stead.

Por tipo de actividad, la organización está muy diversificada: tiene empresarios de seguros, construcción, bienes raíces,  alimenticio, consultoría, entre otros, lo que permite una gran complementación.

Stead menciona que muchos empresarios han obtenido importantes beneficios con su participación en BMT. Por ejemplo, han conseguido una nueva línea de financiamiento, conocido nuevos socios y encontrado contactos para mejorar la  distribución de sus productos, no sólo en México, sino en otros países.

Además hay una especie de consultoría gratuita, “nos damos  consejos dentro del grupo y todos lo pueden ir leyendo. Lo que le ayuda a alguien le va a ayudar a alguien más.  

Para el grupo, una de sus principales preocupaciones es cómo rescatar a las industrias que han caído, como la restaurantera.

Dentro de BMT se formó un grupo que creó un fondo para ayudar a rescatar restaurantes, ofrecerles una línea de crédito, apoyar con el capital de trabajo.

El sector  turismo también está preocupado tratando de volver a detonar movimiento para que la gente pueda viajar a ciertos destinos.

“A final de cuentas —menciona Stead— todo se resume en ventas, sea un restaurante, sea una cadena de hoteles, o sea alguien que fabrica helados o que es proveedor de comida. Todos queremos vender más o por lo menos vender al ritmo que estábamos vendiendo antes. La preocupación es tratar de volver a incrementar ventas y que no se pierdan empleos». Por ello, los integrantes de Businessmen Multitasking están dispuestos a crear sinergias con cámaras empresariales o algún organismo relacionado.

Pese a las dificultades económicas creadas por la pandemia y por la misma tendencia de la economía mexicana, las expectativas del grupo son positivas.

“Pensamos que con el trabajo bien realizado y una buena organización siempre vamos a salir adelante. En México hemos tenido muchas épocas de devaluaciones,  diferentes tipos de crisis. Evidentemente la pandemia mundial es algo mucho más grande de lo que se ha vivido antes, pero el emprendedor y el empresario mexicano es innovador, es extremadamente inteligente, entonces entre el espíritu de buenos trabajadores que tenemos en el país y con los recursos de inteligencia y de conocimiento de negocios, estamos seguros que vamos a salir adelante. Pero tenemos que trabajar mucho, más que antes”.

Edward Stead, empresario de 48 años, se ha desarrollado en la rama industrial, tanto en proveeduría de equipo como en consultoría y eficiencia de procesos, y actualmente labora en el sector energético. Su trabajo en BMT es paralelo a su desempeño empresarial y de carácter voluntario, como todos los que trabajan en la administración del grupo.

Para pertenecer a Businessmen Multitasking, expone Stead, el principal requisito es estar dispuesto a ayudar. “Tener alguna forma de apoyar o aportar al grupo, ya sea en conocimiento, en experiencia, en compartir historias de vida, sean de éxito o retos”.

Dentro de BMT, añade, “tenemos un sentimiento de pertenencia, es un grupo sin fines de lucro: el espíritu es de ayudar, de emprender y de poder generar negocios entre miembros. Nuestro lema es juntos más fuertes y el grupo está enfocado en eso, en encontrar fortalezas”.

Más información, en la página del grupo: https://www.facebook.com/groups/1171435166548696/

Luis Cruz, la música ancestral como forma de vida

Hoy es un espíritu libre. Lo recordamos por su labor en La Casa del Venado Azul, una pequeña gran empresa desde la cual contribuyó a la promoción y conservación de la herencia musical indígena. Les compartimos la entrevista que le hicimos en 2017.

Por: Perla Oropeza

Fotos: Perla Oropeza

Luis Cruz Martínez amó la música desde niño. Descubrir la magia que hace surgir sonidos y armonías fue para él motivo de vida.

Esta semana falleció en un accidente automovilístico. Hoy yace entre las flores del maguey y las piedras a las que arrancaba su canto. Quedan en su taller tambores, sonajas, flautas, ocarinas y teponaxtles. Todo eso con lo que realizaba un viaje constante por la ancestral cultura indígena.

La Casa del Venado Azul, en Mineral de Pozos, Guanajuato, fue el refugio de Cruz Martínez; hace casi tres décadas compró el terreno en ocho mil pesos, una propiedad que ahora bien podría costar más de un millón de pesos.

Ese sitio lo convirtió en fábrica, escuela y tienda de instrumentos musicales, lugar de hospedaje y sede de un temascal que lleva al visitante a un viaje por el vientre de la madre tierra.

Desde niño, Luis Cruz conoció el sonido de los tambores y la danza, pero tuvo la feliz coincidencia de encontrarse con Tribu, un grupo musical comprometido con la defensa de las tradiciones indígenas que llegó a Mineral de Pozos para ofrecer talleres de fabricación de instrumentos autóctonos, y que se convirtieron en sus maestros.

En 2017 visitamos su taller y ahí nos contó su historia. La de un apasionado por la música, la cultura precolombina y la tradición chichimeca de la región.

—¿Cómo surge el Venado Azul?

El Venado Azul nace en 1995. Desde niños estamos involucrados en la danza y los tambores, y después conociendo la construcción de los instrumentos nos dedicamos a eso. Nace como un pasatiempo, que ya después lo convertimos en un hábito, en una profesión, una forma de vivir. Yo me dedicaba a la construcción, aunque también duré unos años en Estados Unidos, fui migrante, y me tocó la suerte de trabajar en  una empresa que andaba por diferentes partes del mundo y fui conociendo un poco, en mis tiempos libres, sobre la música.

Hace 23 años me aventuré a quedarme en Pozos y demostrar que en México se puede vivir muy bien de lo que te gusta, echándole muchas ganas; en mi caso fueron los instrumentos, la idea era dedicarme a algo donde pudiera contribuir en la preservación o el enriquecimiento de la cultura mexicana y qué mejor que la música, la danza, los instrumentos estilo precolombino.

Mi primer instrumento fue un palo de lluvia y después de ahí los tambores, los teponaxtles , y ya después ir experimentando, fusionando las  culturas del mundo con la mexicana para ir creando instrumentos  que sonaran diferente también y siempre mencionando las raíces de cada una.

Yo soy originario de un ranchito que se llama El Toreador. Mis papás hacían un tamborcito. Luego llegó un grupo que se llama Tribu hace 35 años, ellos trajeron la escuela de la construcción de los instrumentos y enriquecieron ya todo lo que era la danza y tambores.

—¿Cuándo construyó su primer instrumento?

Mi primer instrumento fue un tamborcito, pero fue cuando era niño. Estamos hablando de hace unos 47 años. Tengo 53. Luego me tocó la suerte de que llega Tribu a Mineral de Pozos y es entonces cuando tomamos talleres para construir instrumentos. Después me fui a Estados Unidos y luego decidí quedarme en México, regresarme a los instrumentos.

Ya teníamos unos cuartitos aquí nomás y la idea era  probar que sí podíamos, así que todo ha sido paulatinamente, lo que ganamos lo invierto, pero ha sido de años.

—¿Esta casa es de su familia?

Hace como 25 años la compré y me costó en ese entonces 8 mil pesos el terreno. Algo así ahora pudiera costar como en un millón de pesos. Alguien que compró un terreno aquí hace 25 años es como quien metió dinero al banco a plazos con muy buenos réditos.

—¿Cuál es  el instrumento que más disfruta?

El que más disfruto es el huehuetl y la flauta. Aunque no puedo descartar a ninguno, los que me apasionan mucho son esos. Debe ser por el sonido, uno por  lo grave y lo agudo, y el otro por lo agudo y lo grave. Son los que me apasionan.

¿El más difícil de construir?

–No hay difíciles, es cuestión de tiempo , porque no son difíciles, ya sería el colmo a estas alturas.

—¿Cuántos instrumentos produce?

Nunca hemos tenido la curiosidad de contar, pero son muchos; ayer hice una flauta, mañana teponaztles, marimbas de piedra: la próxima semana tengo que diseñar para empezar a tallarlos.

—Está creando escuela

Nunca fue mi intención, pero sí me da gusto que los niños que vienen los fines de semana están haciendo algo, y las personas que en un inicio empezaron a trabajar conmigo ya saben hacer muchas cosas, es una escuela que se ha ido creando. Cuando vienen grupos de niños o turistas se les pone a hacer un tambor, un palo de lluvia, aquí les damos el material.

Sigma busca startups para relación duradera

La empresa convoca a participar en su programa de aceleramiento de negocios, dirigido a emprendedores que propongan soluciones innovadoras para la industria de alimentos.

La empresa Sigma, conocida por sus marcas Fud, San Rafael, Yoplait y Nochebuena, entre otras, lanzó una convocatoria para encontrar startups o scaleups que aporten innovación en la industria alimentaria y estén dispuestas a recibir inversión, crear una alianza comercial o ser proveedoras de esta multinacional.

La iniciativa, conocida como Tastech by Sigma, incluye retos en tres rubros: comida del futuro, tecnología verde y conexión con los consumidores.

“Queremos que Tastech by Sigma se convierta en una tradición en la industria y que cada vez más emprendedores busquen presentar y desarrollar con nosotros sus ideas. Estamos convencidos que la innovación en el sector de alimentos es una tarea colaborativa y este programa es nuestra aportación para que el talento joven revolucione lo que comemos y la manera en la que lo producimos”, expuso aseguró Daniel Alanís, chief growth officer.

La convocatoria a nivel mundial inicia este 4 de febrero y los interesados podrán aplicar en https://www.tastechbysigma.com/ hasta el 26 de abril de 2021. Tras una preselección, se realizará el pitch de finalistas el 13 de mayo ante el comité directivo de Sigma.

Los proyectos finalistas participarán en un piloto de hasta 18 semanas (de junio a octubre de 2021) con apoyo económico, acceso a la infraestructura de la empresa y mentorías especializadas del equipo global.

El 21 de octubre se realizará el Demo Day. Ese día concluirá el programa de aceleración y cada una de las startups y scaleups de la etapa final harán un pitch ante el comité directivo de la empresa para detallar las conclusiones del piloto, mostrar resultados obtenidos, así como para explicar avances técnicos y comerciales.

En la primera generación de Tastech by Sigma aplicaron 123 startups de 19 países, de las cuales se seleccionaron siete para el desarrollo de pruebas piloto en México, Ecuador, Portugal y España. De estos proyectos, cuatro startups se encuentran en el proceso de formalizar una relación de largo plazo con Sigma.

Sigma opera 70 plantas y 210 centros de distribución en 18 países en cuatro regiones clave: México, Europa, Estados Unidos y América Latina.

Rubros en los que Sigma busca socios:

  • Future Food. Nuevos conceptos y formatos de alimentos: Productos “on the go”, comidas preparadas, alimentos que contengan proteínas tanto animales como vegetales (híbridos), experiencias culinarias en casa. Snacks con base ene proteínas que ofrezcan beneficios adicionales más allá de su valor nutricional habitual. Ingredientes novedosos y nutrición: nutracéuticos (ingredientes y productos que ofrecen beneficios para la salud más allá de su valor nutricional), soluciones de etiqueta limpia y reducción o reemplazo de sodio, azúcar y grasas. Proteínas alternativas; nuevas soluciones, categorías, procesos y productos de proteínas.
  • Green Tech. Tecnologías que ayuden a generar procesos más sostenibles en beneficio del planeta. Economía circular: Formas innovadoras de utilizar los subproductos de Sigma (industria alimentaria) con valor agregado dentro de la industria o en otros lugares. Oportunidades para utilizar subproductos de otras industrias en la cadena de valor de Sigma. Reducción de plástico en empaques, materiales alternativos, incluidos los de base biológica, biodegradables y reciclados. Transportación sustentable: Soluciones para hacer que el transporte de carga para alimentos refrigerados sea más limpio y eficiente.
  • Power Connections. Soluciones que permitan acercarse y conocer a los consumidores de una manera más personal, bajo los desafíos de la nueva normalidad, así como nuevos modelos y / o enfoques comerciales para atenderlos. En direct to consumer: nuevos formatos de proximidad (es decir, dark stores, dark kitchens, etcétera), ecommerce, entrega de última milla. Experiencias de consumidores y clientes: análisis de compradores, inteligencia del consumidor, fidelización y escucha.
Primera Generación Tastech by Sigma

Reconocen por buenas prácticas a Pavo Down

La empresa, que es apoyada por un equipo de jóvenes con síndrome de Down, obtiene el primer lugar del premio México Puede.

Pavo Down recibió el premio México Puede por sus buenas prácticas y su desempeño como empresa socialmente responsable que apoya al consumo local.

Esta Pyme 100 por ciento mexicana obtuvo el primer lugar entre nueve empresas que presentaron los detalles de su operación en la plataforma Creo MX Virtual 2020.

El premio México Puede es una iniciativa del Consejo Mexicano de Negocios que busca apoyar a las pequeñas empresas que destacan por sus buenas prácticas aun en tiempos de pandemia.

La convocatoria al premio se hizo en agosto de 2020 y finalizó en noviembre, con la exposición de cada concursante en sesiones en vivo ante un grupo de especialistas y aliados de la iniciativa, que es liderada por Genaro Hurtado, fundador de Brivé Soluciones,

Gabriela Mendoza, fundadora de Pavo Down, dijo que los esfuerzos realizados por su empresa comienzan a cobrar recompensas. “A veces no hemos tenido tiempo ni para dormir, pero nuestros objetivos a corto, mediano y largo plazo, los veremos realizados, gracias al apoyo de iniciativas como éstas”.

Entre los premios que recibirá esta Pyme destacan: el apoyo del programa de aceleración de Fundación Wadhwani, una hora de consultoría gratuita del equipo de consultores, y seis meses de uso de las instalaciones del Centro de Innovación y Talento de Brivé Soluciones.

Mujeres construyen sueños emprendedores en la era COVID

Empresarias mexicanas ganan el premio AWE con sus propuestas emprendedoras, que abarcan desde joyería sustentable, moda, artesanías, alimentos, hasta productos de cuidado personal.

María García Rojas, ganadora del primer lugar en la AWE México, con su empresa Negro Neón.

Por: Perla Oropeza

La pandemia, que esfumó muchos sueños emprendedores y dañó negocios en formación, impulsó una mayor participación de empresarias mexicanas en la Academy for Women Entrepreneurs (AWE), iniciativa de la Casa Blanca de Estados Unidos que promueve el empoderamiento económico de las mujeres mediante cursos, tutorías y capital semilla.

Este año, 328 mujeres de 11 estados de la República se graduaron con propuestas emprendedoras que abarcan productos como artesanías, moda, joyería, alimentos, bebidas, dulces y artículos de cuidado personal.

Las graduadas aplicaron en sus negocios el programa Dream Builder, una herramienta para el desarrollo empresarial femenino creada por la Thunderbird School of Global Management de la Universidad Estatal de Arizona y la compañía Freeport-McMoRan.

Cristina Acevedo. Coordinadora de AWE México.

Cristina Acevedo Hernández, coordinadora de AWE México en la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC), explica en entrevista que Dream Builder, término que significa en español constructor de sueños, es una herramienta “realmente muy poderosa porque fue desarrollada especialmente para mujeres».  

“Es muy amigable y también muy femenina; tiene dos versiones, una para la mujer anglosajona y otra para la mujer latina”, comenta Acevedo. Incluye cursos en línea, pero también componentes presenciales con asesores especializados que van ayudando a aterrizar lo aprendido.

Aquí en México, Acevedo y su colega Ingrid Orozco se encargaron de impulsar el programa desde 2017, primero con la creación de un grupo “piloto” de 25 mujeres y más tarde replicándolo, hasta que en 2019 se logró graduar a 138 mujeres de siete estados de la República, gracias a los espacios con los que cuenta la Embajada de Estados Unidos en el país.

Esto permitió que aparte de realizar competencias estatales, se llevara a cabo una competencia nacional. “Originalmente cada una participaba en su grupo local y se daba un primer lugar o un primer y segundo lugar, dependiendo de los fondos de la Embajada. Las mujeres al final participaban con su discurso de negocio o pitch competition. Ya en 2019, aparte de concursar localmente, hicimos la final nacional.”

El objetivo de AWE es llevar empoderamiento económico a 50 millones de mujeres en el mundo para el año 2025. La idea de apostar a las mujeres es porque ellas invierten más en salud, educación y en mejoras para su comunidad. “Invierten en estos rubros hasta más de 70 por ciento que los hombres”, expone Cristina Acevedo.

Este 2020 AWE México dio un giro a la convocatoria, porque no sólo se orientó a emprendimientos en formación, sino también a empresas ya en operaciones que se hubieran visto afectadas por la pandemia. Por eso 60 por ciento de las participantes son propietarias de negocios ya establecidos y que incluso tenían años de estar activos.

Dream Builder es un curso de 12 capítulos que cualquier persona puede tomar gratuitamente en todo momento. Pero con AWE las mujeres seleccionadas tienen sesiones semipresenciales y obtienen un diploma de la Universidad de Arizona, mientras que las ganadoras del primero y segundo lugar nacional obtienen como premio 2,500 y 1,000 dólares de capital semilla para sus empresas. Además se da un seguimiento posterior durante 6 meses a las graduadas y se les ofrece asesoría para que vayan fortaleciendo sus negocios.

Para poder inscribirse en AWE México es necesario estar atenta a la convocatoria, que se publica en enero-febrero y está abierta alrededor de un mes y medio después de publicada, en la página awe.mexico.org. Las interesadas tienen que llenar un formulario, explicar por qué quieren participar en el programa y un equipo de experto selecciona los proyectos que serán parte de la Academia.

LAS GANADORAS 2020

La ganadora este año del primer lugar nacional fue María García Rojas, propietaria de Negro Neón, una bisutería ecofriendly de Jalisco que fabrica accesorios con materia prima de desecho, como tapitas de plástico, botellas de champú o refresco, y filamento PLA. Mediante impresión 3D, desarrolla diseños de joyería prácticamente únicos.

El segundo lugar fue para Dessireé Magaña Pacheco, originaria de Yucatán. En su empresa, Smile Fresh, produce cepillos de dientes a partir de henequén y otros artículos naturales para la limpieza dental.

Ñoo Bilikáa Artesanías

“Todas las graduadas tienen productos excepcionales”, comenta la coordinadora de AWE México. Está, por ejemplo, Isabel Hernández Arenas, originaria de Santa María de Texcatitlán, Oaxaca. Su empresa Ñoo Bilikáa , que en mixteco —su idioma natal— significa «Palma Bonita», fabrica y comercializa objetos de palma, como tenates, bolsas y cajas, hechos a mano por artesanos locales.

Otra empresaria destacada es Elizabeth Márquez Mijares, que con Tortipapel e Insumos brinda productos para tortillerías y molinos. Su papel impreso para tortillas grado alimentario es personalizado con la marca del cliente, pero también ha podido ser aprovechado por gobiernos para enviar mensajes de atención a la violencia de género. Si una mujer se siente violentada, en el papel de las tortillas vienen impresos los números y datos para que pueda salir de esa situación. Así se llega a un segmento de la población que posiblemente no tenga redes sociales ni posibilidad de informarse.

AWE México ha tenido una gran diversidad entre sus participantes, pero en todas ellas, dice Cristina Acevedo, una de sus principales fortalezas es la resiliencia. “Hasta en los momentos más oscuros, las mujeres podemos salir adelante. Este año tuvimos en la academia a muchas que se recuperaron de COVID-19, otras que habían sido víctimas de la delincuencia, y otras dificultades. A lo mejor no ganaron el primer o segundo lugar, pero  el hecho de graduarse en un momento tan difícil las hace ganadoras ante la vida”.

Otra característica de las emprendedoras participantes es que prácticamente la totalidad de los proyectos llevan el deseo de construir un mundo mejor. “Casi el 90 por ciento de los proyectos quieren mejorar el mundo, mejorar nuestra calidad de vida, ya sea de familiares, del ambiente, de la inseguridad”, expone Acevedo.

El único lastre, añade, es que todavía falta mucho en el desarrollo humano para el empoderamiento. “A muchas mujeres les falta creer en ellas mismas, que pueden desarrollar un negocio exitoso”.

EJEMPLO DE EMPODERAMIENTO
Co Creando.

Cristina Acevedo es en sí misma ejemplo de empoderamiento. Ingeniera en alimentos, su trabajo en la FUMEC era originalmente desarrollar programas para que microempresas cuidaran la inocuidad alimentaria, uno de los principales temas en las relaciones comerciales de México y Estados Unidos.

“Empezamos en 2001 a desarrollar programas de atención a las empresas para este tema de inocuidad alimentaria, pero en el camino nos dimos cuenta que para implementar un sistema de gestión de calidad, debe haber una estructura empresarial y la mayoría de las microempresas no la tiene y menos las empresas de campo”.

Esto llevó en 2004 al desarrollo de programas más integrales de atención a microempresas, para el fortalecimiento de sus habilidades y capacidades empresariales.

“Es entonces —relata Acevedo Hernández— que me doy cuenta que 80 por ciento de las empresas que estábamos atendiendo era liderado por mujeres y ahí me surge el interés de atender estos sectores”.

En 2016 crea Co Creando la Innovación y Sustentabilidad Social, una asociación civil completamente enfocada a temas de desarrollo de mujeres y jóvenes en temas de emprendimiento con la perspectiva de un mundo equitativo.

Paralelamente desempeña su trabajo en FUMEC con AWE México, que ya se prepara para lanzar su convocatoria para el próximo año, en un mundo que se espera ya viva una era post pandemia.

Diseñadores crean moda para un futuro con escasos recursos

Más de 700 creadores de 16 países presentaron sus propuestas en el concurso guanajuatense Creáre

Ilustración de Rita Cristina Zarco

Guanajuato cerró el Mes de la Moda con la entrega de premios del concurso internacional Creáre, en el que participaron más de 700 creadores de 16 países, entre ellos Argentina, Bélgica, Brasil, España, Guatemala, Estados Unidos, Uruguay, Venezuela y México.

La ceremonia se realizó en la ciudad de León, una de las capitales de la moda de México, donde se repartió una bolsa de más de 600 mil pesos entre los ganadores de la competencia. Los premios se dividieron en nueve categorías y un gran primer lugar, de cien mil pesos, que se otorga al más destacado de todos los participantes galardonados.

El concurso giró alrededor del tema ‘Consumidores sustentables, un futuro de escasos recursos’, donde la importancia de la materia prima fue la clave y el reto era desarrollar moda que extrajera el mayor valor de sus recursos y creara productos duraderos, con calidad y estilo.

Durante la entrega de premios, el secretario de Desarrollo Económico Sustentable del estado de Guanajuato, Mauricio Usabiaga, dijo que con actividades como Creáre se trabaja para impulsar al estado como el referente de moda a nivel nacional e internacional, aprovechando la vocación natural que tiene gracias a la fuerte presencia de los sectores y la industria relacionados con la moda.

1er lugar. Calzado.

Creado en 2007 como estrategia para fortalecer e impulsar la competitividad de las cadenas cuero-calzado-proveeduría y textil-confección-moda, el concurso Creáre se ha consolidado como importante plataforma para la moda y el diseño.

La ganadora del primer lugar en prendas de vestir y del primer gran lugar en todas las categorías fue la michoacana Rita Cristina Zarco Luna.

Los primeros lugares en el resto de las categorías fueron:
1er lugar bolsa /backpack
  • Técnica Artesanal a la Innovación de Producto: Najjat Guerra Campuzano (España).
  • Accesorio:  Sara Elizabet Pinet Cruz (Guanajuato).
  • Bolsa/Backpack: David Adrián Esparza Tapia (Guanajuato).
  • Ilustración de moda: Sandra Michelle Carrillo Mompala (Aguascalientes).
  • Fotografía de moda: Brenda Abner Barrera Alcaraz (Guanajuato).
  • Calzado: Alejandro Aguilar Aguilar  (Guanajuato).
  • Mobiliario: Leslie Montserrat San Vicente Medina  (Guanajuato).
  • Branding de producto: Diana Isabel Ortega Puerta (Ciudad de México).
1er lugar fotografía de moda.

‘Noviembre, mes de la Moda’ que se presentó este año con el eslogan ‘Guanajuato, inspiración que viste’, incluyó tres grandes eventos en formato digital: el sexto Foro Empresarial y de Negocios de la Moda ‘Fimoda Virtual 2020’, el Festival de Diseño Artesanal (Fesdiart) y el Concurso Internacional de Moda y Diseño (Creáre). Se busca con esto proyectar a los sectores que forman parte del Clúster Moda de Guanajuato, integrándolos en un concepto outfit.

¿Emprendes en tiempo de pandemia? Este premio puede ser tuyo

Roads to Innovate, un concurso para jóvenes innovadores organizado por la Alianza para Centroamérica y la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad, aplaza su fecha límite de inscripción al 13 de noviembre.

Perla Oropeza

La crisis sanitaria que vive el mundo no es obstáculo para emprendedores. Al contrario, ha creado un escenario propicio para desarrollar soluciones frente a los nuevos retos, dice Rafael Tristán, integrante del jurado de Roads to Innovate, un concurso para jóvenes innovadores organizado por la Alianza para Centroamérica y la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad.

Es por eso que una de las categorías de esta justa es precisamente “Emprendiendo en tiempos de pandemia” y abarca negocios creados o adaptados durante la contingencia sanitaria.

Las otras categorías del concurso son: Salud, Smart Cities, Energía y start-ups tecnológicas.

La fecha límite para inscribir los proyectos en la plataforma www.roadstoinnovatemexico.com, que era este 6 de noviembre, se aplazó para el próximo viernes 13, por lo que aún hay tiempo para participar.

Los ganadores de cada categoría se beneficiarán de mentorías y capacitaciones durante seis meses en el Innovate Programme, además de que tendrán la oportunidad de competir en 2021 en la ciudad de Guatemala con emprendedores de Centroamérica por el premio Innovate Entrepreneurship y el Premio Innovate al emprendimiento del año. La Fundación Friedrich Naumann cubrirá todos sus gastos de transporte y estancia.

Rafael Tristán, director asociado del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera del Tec de Monterrey en San Luis Potosí.

Rafael Tristán, científico del emprendimiento y director asociado del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera del Tec de Monterrey en San Luis Potosí, asegura que las dificultades económicas y la pandemia son un acicate para generar innovación.

Por ejemplo, comenta, en el Bajío —San Luis Potosí, Querétaro y Guanajuato—, las inversiones del sector automotriz y de toda la proveeduría que hay alrededor de ella han generado una dinámica de negocios en la región y abierto oportunidades para los emprendedores.

A esto se suma otra fuerza, que es la hiperconectividad, en donde todo se puede procesar a través de internet de las cosas, tecnología en la nube, robótica.

Esto permite que los emprendedores puedan resolver los retos a los cuales se enfrentan las empresas. Inclusive, dentro del tema de la pandemia, cómo operar a distancia una fábrica, cómo tener las mediciones  y tener reacciones dentro de las plantas para los procesos de manufactura desde tu casa. “Este tipo de soluciones son las que están generando emprendedores como los que van a participar ahora en Roads to Innovate, para hacer que estas  empresas sean más rápidas, produzcan con más calidad, menos costos y den una propuesta de valor más grande s sus clientes”.

Los requisitos para participar en Roads To Innovate es que el emprendimiento ofrezca servicios o productos innovadores y esté constituido en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá o México. Que cuente con al menos un producto viable, tenga de uno a 10 años de existencia (esto no aplica para la categoría de Emprendiendo en Tiempos de Pandemia) y que al menos uno de los fundadores de la start-up tenga entre 20 y 35 años.

Tristán comenta que aunque el concurso está enfocado en universitarios, ese no es un requisito, sino contar con una propuesta de valor. “Una empresa puede tener un reto de cómo manejar mejor su energía. Existe la tecnología para lograrlo y las mentes que van a resolverlo son los emprendedores que están en la región.

A la fecha, se han registrado proyectos de Ciudad de México, Oaxaca, Nuevo León, Querétaro, Yucatán, Estado de México y Baja California.

En el primer día de Roads To Innovate, el 23 de noviembre, se realizará un panel sobre la pandemia y el pronóstico para México.  El miércoles el tema será “Las mujeres en la economía” y el viernes 27 se darán los pitchs de emprendimientos finalistas y el nombramiento de los ganadores.

TRES CLAVES PARA EL EMPRENDIMIENTO

Para Rafael Tristán, hay tres claves para que los jóvenes tengan éxito como emprendedores:

1.- Resiliencia. Hay situaciones en las que ellos no pueden influir, pero sí lo pueden hacer en su persona. La resiliencia es la capacidad de recuperarse y aprender de las fallas. Deben intentar y volver a intentar, porque seguramente habrá ajustes y deficiencias en lo que propongan.

2.- Observar las necesidades de las empresas. Hay una gran oportunidad de problemas que los jóvenes pueden resolver utilizando tecnología. Las empresas necesitan soluciones, alguien que piense fuera de la caja, mentes frescas de los innovadores.

3.- Asociación. Conocer diferentes perspectivas siempre nutre y enriquece las ideas, por eso está hecho así este concurso. Estar abiertos a las ideas para poder mejorar. Que alguien más pueda construir a partir de lo que ellos proponen, una mejor versión de las cosas. El mundo necesita compartir.

Pandemia no detiene ánimo innovador de jóvenes mexicanos

En el Heineken Green Challenge sorprende una alta participación este año, 67 por ciento superior a la registrada en 2019: concursaron 1,325 proyectos.

Javier Larragoiti, fundador de Xilinat y ganador del reto Heineken.

Transformar residuos agrícolas en un endulzante de bajas calorías le permitió a este joven de la ciudad de México ganar el reto “verde” de Heineken, y obtener así un premio económico de 500 mil pesos que servirán para montar su fábrica, un plan que se tenía previsto para este año, pero que se pospuso debido a la pandemia.

Javier Larragoiti, líder de Xilinat, el equipo ganador, dijo que su proceso cuenta con tecnología propia y su producto, el xilitol, tiene el mismo sabor que el azúcar, pero 40 por ciento menos calorías y 75 por ciento menos carbohidratos.

“Para producirlo creamos un proceso patentado en el que fermentamos residuos agrícolas a este polialcohol, similar al proceso de elaboración de cerveza. Nuestro proceso es 40 por ciento más económico que otras tecnologías para producir xilitol”, indicó Larragoiti.

Añadió que además de beneficiar la salud, en un país donde la obesidad y la diabetes crecen drásticamente, se beneficia a los agricultores, que de otro modo se ven obligados a incinerar sus residuos agrícolas, con el consecuente daño al medio ambiente.

Los residuos que utilizan son el olote de maíz, que por cada 7 toneladas les permiten fabricar una tonelada de xilitol. El margen de ganancia de este producto es de 35 a 45 por ciento. Hasta hoy han producido y vendido 3 toneladas a 800 clientes distintos.

Larragoiti es ingeniero químico y relató que la idea de crear este producto surgió tras el diagnóstico de diabetes que recibió su padre hace algunos años, y la necesidad de crear un sustituto para el azúcar que no le resultara de sabor tan desagradable como el de otros endulzantes.

Este año, el tema del reto Heineken fue la economía circular. Se recibieron 1,325 proyectos en los que estuvieron involucrados 3,975 jóvenes de 562 instituciones de educación superior, principalmente el Tec de Monterrey, la UNAM, Universidad de Guadalajara, Politécnico Nacional y la Universidad Veracruzana.

Al dar a conocer a los ganadores del concurso, Marco Antonio Mascarúa Galindo, vicepresidente de Asuntos Corporativos y Legal de Heineken México, dijo que sorprendió el número de propuestas recibidas, 67 por ciento más que la edición del año pasado, pues se pensaba que la contingencia sanitaría podría disminuir la participación.

“En Heineken México, estamos convencidos de que hoy la innovación debe enfocarse en resolver las necesidades más apremiantes en materia de sustentabilidad, y qué mejor forma de incentivarla, que generar oportunidades para que el talento joven pueda explotar su creatividad y capacidad con proyectos basados en una economía circular, que generen oportunidades económicas y de negocios, al tiempo que proporcionan beneficios ambientales y sociales”, expuso Mascarúa.

El segundo lugar fue para Emmanuel Bojórquez y el equipo Güíjolos, de Jalisco, que transforma desechos de aceites comestibles en jabones multiusos, libres de sintéticos.

El tercer sitio lo obtuvieron Leonardo Chávez y Lux Cuéllar de Agacel, que con desechos de cerveza produce nanocelulosa y almidón para
fabricar productos como platos y portavasos orgánicos y biodegradables.

El cuarto sitio fue para Agustín Landa, de Veracruz y su empresa Calzat-Eco, que fabrica zapato con suelas de llanta y tela de pantalones de mezclilla, y el quinto sitio para Manuel Loera y Ecopaños, que recupera desperdicio textil de maquiladoras para producir paños de limpieza industrial.

Los premios para el segundo y tercer lugar fueron de 200 mil y 100 mil pesos, respectivamente. Del cuarto al décimo sitio obtuvieron 50 mil pesos cada uno. Además los 20 mejores proyectos tendrán acceso a un proceso de aceleración de 12 semanas.

 La mayor participación se dio entre emprendedores de Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Jalisco y Veracruz.

Mujeres emprendedoras que rompen tabúes y pierden el miedo

El programa VIVE pone al alcance de mujeres vulnerables las herramientas para lograr su independencia económica.

En la zona rural de la Ciudad de México, el Bajío o en la Mixteca oaxaqueña, la posibilidad de acceder a capacitación y obtener herramientas para el emprendimiento cambia la vida de muchas mujeres.

Y en tiempos de pandemia, este aprendizaje permite afrontar mejor los retos.

Desde septiembre de 2016, con el apoyo del programa Ven, Inspírate y Vende (VIVE), más de 56 mil mexicanas en situación de vulnerabilidad han incrementado sus oportunidades económicas

Esta iniciativa, apoyada por Walmart Foundation, es implementada en México por The Trust for the Americas -organización afiliada a la Organización de Estados Americanos (OEA)- en alianza con la Fundación ManpowerGroup.

El programa ha estado presente en 245 municipios de 29 entidades federativas del país, donde ha contado también con el respaldo de autoridades y organismos locales.

Linda Eddleman, directora ejecutiva de The Trust for te Americas, dijo que la pandemia trajo consigo un reto operativo y logístico. “Tuvimos que migrar nuestro esquema de capacitaciones a la virtualidad. Y gracias a la pronta respuesta, profesionalismo y adaptabilidad del equipo, pudimos adaptarnos”.

Durante la contingencia sanitaria, se han ofrecido 15 cursos virtuales sobre temas de empleabilidad y emprendimiento, con la participación de cerca de 400 mujeres emprendedoras en México y 6 países de Latinoamérica.

Para dar una muestra de las historias de cambio y resiliencia de las mujeres graduadas por VIVE, se presentó el libro Recetario para Mujeres Poderosas: “historias para inspirarte” que recopila 71 historias de éxito.

En este “recetario” se puede descubrir la historia de Paola, una mujer oaxaqueña que impulsa un proyecto de turismo responsable en la zona Mixteca. “En tiempos de Covid cerramos las puertas porque nos lo solicitó la autoridad, el principal reto ha sido la falta de apoyo económico, pero hemos podido hacer introspección sobre hacia dónde va el negocio”, dice Paola.

Paola

La llegada de la pandemia la convenció de tomar el curso de Componente Digital de Emprendimiento. “Yo no estaba familiarizada con el uso de la tecnología del componente; las reuniones virtuales y los podcasts. Esta experiencia me hizo perder el miedo”.

Hoy la prioridad de Paola es planificar cómo continuarán las operaciones de la reserva en la nueva normalidad, así como salvar la temporada de reforestación de este año, que comienza en la época de lluvias; “normalmente invitábamos a las escuelas a apoyarnos en la reforestación y ahora no será posible”.

Otro ejemplo de poder femenino es el de Teresa, integrante y representante legal de una cooperativa de mujeres que se dedican a producir pulque, un producto originario de su localidad, Milpa Alta, en la Ciudad de México.

“Somos 7 mujeres en la cooperativa y lo que buscamos es empoderarnos, estamos rompiendo tabúes porque este producto tradicionalmente es producido solo por hombres”.

Contadora pública, Teresa se enteró de Proyecto VIVE por medio de su alcaldía y tomó el curso con una compañera de la cooperativa para después compartir sus aprendizajes con las demás socias.

La pandemia trajo malas noticias, entre ellas que una de sus compañeras se contagió de COVID-19. “En la cooperativa tuvimos que hacer un gran esfuerzo para obtener ingresos para apoyarla, ella necesitaba oxígeno, pero ya teníamos cuatro meses sin abrir operaciones.”

Para Teresa y sus compañeras ha sido muy difícil mantener a flote la operación de su cooperativa, pero no se rinden, para incrementar sus ventas han estado promocionando sus pulques en su página de internet con el servicio “sólo para llevar”.

Pese a las adversidades, Teresa se visualiza en el futuro como una mujer empresaria, quiere escalar su cooperativa a una grande industria; “una industria en donde puedas encontrar todos los productos derivados del maguey que te puedas imaginar.

Otras de las historias contadas en el libro es la de Fabiola, que se dedica a la fotografía y al cultivo de plantas de ornato; Ana Karen, nutrióloga de Celaya, o Cecilia, quien se encontraba en un refugio para mujeres víctimas de violencia y hoy es capacitadora en servicio al cliente en un restaurante de comida rápida.

“Proyecto VIVE ha enfocado sus esfuerzos en mujeres mayores de 15 años que viven alguna condición de vulnerabilidad, lo cual implica que se encuentran en baja condición socioeconómica, desempeño escolar, violencia doméstica, desempleo o empleo irregular”, informó la directora ejecutiva de The Trust for the Americas.

Las capacitaciones del Proyecto VIVE cuentan con estándares certificables respaldadas por las Secretaría de Educación Pública (SEP). Las primeras 20 horas de la capacitación corresponden a estudios técnicos (promotoría, ventas, servicio al consumidor y mercadeo) y las otras 20 horas a habilidades para la vida (alfabetización digital, liderazgo, comunicación, emprendimiento.

Mayor información en:  www.trust-oea.org/vive

Facebook: The Trust for the Americas

Twitter:   @Trust4Americas

Proyecto VIVE: @ProyectoVIVEMx