Tag Archives: gastronomía

Renasci, al rescate de los sabores auténticos

Muchas empresas nacen de sueños atrapados y aspiraciones que se creían perdidas. Otras, como Renasci, se agazapan en el corazón y la mente de las personas, para construir casi por sí mismas su camino al éxito.

DSC04739Maritere Zaballa es traductora de profesión, pero siempre supo que su verdadera vocación estaba en la cocina. “Estoy terminando de estudiar para poder decir con papeles que soy chef, pero creo que eso está en mi naturaleza, es una línea que yo tomé siguiendo a mi corazón; escuché a mi corazón y también a la comida, porque ella me habla.”

Su empresa, Renasci, pone en las mesas, alacenas y los paladares esos sabores antiguos que se han perdido en el tiempo.  Por eso el nombre de la marca, que significa renacimiento, y el símbolo que utiliza, la flor de loto, que abre y cierra todos los días, durante la aparición y el ocaso del sol, en una especie de renacer continuo.

Todos sus productos, que incluyen mermeladas, aderezos, salsas, panadería y repostería, son elaborados 100 por ciento de manera artesanal, sin ningún tipo de conservador. De alguna manera, dice Zaballa,  nos permiten “renacer y acordarnos de qué somos y de dónde venimos”.

Aunque hace nueve años se instaló en Cuernavaca, Morelos, todo empezó tiempo atrás, en la cocina de una casa ubicada en las faldas del volcán Popocatépetl, cerca de Amecameca. “Tenía muchos árboles: nogales, ciruelas, manzanas, peras, chabacanos, duraznos  y, buscando aprovechar la fruta, empecé a hacer mermeladas primero para la casa y después para compartir con los amigos. ”

Antes de fundar Renasci, manejó un local tipo bistro en el centro de Amecameca, donde ofrecía mermelada, café express, pay y pastas.

Maritere Zaballa, originaria de la Ciudad de México, mantiene un estrecho lazo con las tradiciones, pero también está profundamente comprometida con la gastronomía morelense y con el apoyo a los productores locales, por lo que en su cocina da preferencia a los ingredientes locales. Con sus productos ha formado parte de esa gran iniciativa ciudadana que se llama Morelos Único, y que tiene como finalidad promover y poner énfasis en las fortalezas  y maravillas de la entidad.

mermelada RenasciPrepara mermeladas de ciruela, manzana, pera, membrillo, guayaba, zarzamora, durazno, chabacano o fresa, dependiendo de la temporada. Otros de sus productos son el  chutney –una salsa salada y dulce– de carambolo, el arroz con leche a la manera tradicional, que se cocina lentamente; comidas y menús según la época. Por ejemplo, en Navidad entrega cenas completas con ensaladas, lomo, pastas, bacalao o pavo.

Dos ingredientes que no faltan en sus conservas y platillos son el amor y la imaginación; ejemplos de ello son su mermelada de jamaica hecha sobre una base de membrillo, o sus panes de chapulín,  elaborados con insectos de Tepoztlán.

“La idea surgió de un proyecto de ciencia de mi hija en la secundaria. Los chapulines le dan un sabor crujiente al pan. Además  está lleno de proteínas, aminoácidos, tiene cero grasas trans y muchísima fibra.”

Sus productos, por el momento, se venden de boca en boca, y han estado presentes en las comidas-maridaje que organiza Morelos Único para dar a conocer las maravillas que ofrece el estado a sus visitantes. Su página en Facebook es:  https://www.facebook.com/pages/Renasci/307770379355850

 

 

 

 

 

 

 

De manteles largos con Guanajuato ¡Sí Sabe!

Feria de la Cocina Tradicional

Feria de la Cocina Tradicional

El sazón guanajuatense será el principal atractivo del 1 al 9 de junio durante la primera edición del festival gastronómico Guanajuato ¡Sí Sabe! La muestra se realizará en cinco cuidades del estado: Guanajuato capital, San Miguel de Allende, León, Silao y Celaya.

Asimismo, de acuerdo con el secretario de Desarrollo Turístico, Fernando Olivera Rocha, se espera la llegada de 20 mil visitantes y la participación de 23 universidades, 30 chefs mexicanos e internacionales y 8 estrellas Michelin.

Además, se contará con la presencia de 40 cocineras tradicionales del estado que juntarán sus ancestrales conocimientos con cinco cocineras invitadas de los estados de Oaxaca, Michoacán y Veracruz.

Durante la muestra los asistentes podrán asistir a conferencias sobre  alimentación saludable, mezcal, vino, tequila y otros temas; talleres de   quesos, cocina tradicional mexicana y cocina molecular, entre otros; y competencias gastronómicas.

A la par se realizarán actividades simultáneas en las diferentes sedes como la primer eliminatoria de El Cocinero del Año; Expo Tendencias Gastronómicas; Gastronomicón; el Festival del Mezcal y El Cordero; el Festival de la Cajeta, el Queso y sus Dulces Tradicionales; Hecho en San Miguel; y el 1er. Encuentro de Cocineras Tradicionales, por mencionar algunos.

Aunado a ello, durante tres días en restaurantes de Guanajuato, San Miguel y León ofrecerán al público recetas de chefs mexicanos, estrellas Michelin y cocineras tradicionales.

 

Herdez, un museo con sabor mexicano

 Nuestra Cocina Duque de Herdez

Ubicado en la calle de Seminario número 18, en pleno Centro Histórico de la Ciudad de México, el museo Nuestra Cocina Duque de Herdez ofrece a sus visitantes un agradable paseo por la cultura alimentaria de los mexicanos.

Desde su fundación, en el año 2000, el recinto ha recibido a más de cien mil personas, que en una especie de viaje por el tiempo han podido observar las transformaciones que han tenido los espacios culinarios mexicanos, desde la época prehispánica hasta la actualidad.

El museo cuenta con cuatro salas: prehispánica, colonial, moderna y futuro. La primera está ambientada con utensilios originales del  Museo de Antropología e Historia pertenecientes a la cultura teotihuacana.

El maíz, los frijoles y el chile han resistido el paso de los siglos y son todavía en la actualidad los ingredientes esenciales de la cocina mexicana, que en 2010 fue proclamada oficialmente por la UNESCO patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

El mestizaje culinario vivido durante la época de la Colonia española enriqueció aún más el recetario mexicano con nuevos utensilios y productos y siglos más tarde la llegada de la industrialización tuvo un gran impacto, con la disponibilidad de agua corriente, electricidad y gas dentro de las cocinas.

Cada una de las salas cuenta con juegos interactivos para que el aprendizaje se lleve a cabo de forma divertida, además de videos con temas alusivos al periodo histórico que se aborda y programas multimedia en donde el visitante podrá encontrar una gran cantidad de información.

El museo Nuestra Cocina Duque de Herdez es un proyecto desarrollado por la Fundación Herdez, en coordinación con Papalote, Museo del Niño. La entrada cuesta 10 pesos y su horario es de martes a sábado de 9:00 a 17:00 horas.

El edificio que alberga al museo está asentado sobre lo que fue en tiempos prehispánicos el templo de Tezcatlipoca, a un costado del Templo Mayor. Posteriormente fue propiedad de los conquistadores Pedro González de Trujillo y Diego González y en algún momento sede de la Real y Pontificia Universidad de México.

La casa fue reconstruida en 1737 y sirvió como habitación para los canónigos de la Catedral; el ilustre jurisconsulto Ignacio L. Vallarta vivió y tuvo su despacho en la planta baja de este edificio.

La Fundación Herdez compró al gobierno federal la propiedad y llevó a cabo su restauración a finales de los años noventa, para desarrollar actividades culturales relacionadas con el fomento a la investigación y desarrollo alimentario. Estas actividades incluyen, aparte del museo, una biblioteca, publicaciones, y diferentes cursos, talleres y degustaciones.

De1997 a 2011 la Biblioteca de la Gastronomía Mexicana  atendió a 43,280 usuarios, entre estudiantes de las carreras de gastronomía, nutrición y público en general. Cuenta con tres mil 887 libros, entre ellos, ejemplares originales del siglo XIII y XIX.

El objetivo de la fundación es “promover el conocimiento alimentario y nutricional al tiempo que busca rescatar y conservar el patrimonio  de la gastronomía mexicana.

Felicidad,  Nuestra Cocina Duque de HerdezHerdez es una empresa mexicana con más de seis mil empleados y ventas anuales en 2011 de nueve mil 697 millones de pesos, de los cuales más de mil 500 millones corresponden a ventas en Estados Unidos. Cuenta con 10 plantas y 9 centros de distribución en la República Mexicana.

 Fotos: Jesús Sánchez

La última cena del Titanic, en México

La noche del 14 de abril de 1912, en el salón comedor de primera clase del Titanic, los hasta ese momento afortunados pasajeros se preparaban para disfrutar su cena, que iniciaba con un entremés de ostras frescas.

Los platillos estaban cuidadosamente preparados para estos viajeros, que habían gastado un promedio de 80 mil dólares de los actuales para cruzar el Atlántico a bordo de la enorme nave.

Consomé Olga, escalfado de salmón con salsa Muselina y pepinos; salteado de pollo; cordero en salsa de menta con Parmentier y patatas nuevas; ponche romano, pichón asado y Cress, espárrafos fríos con vinagreta, paté de foie gras y, para terminar, melocotón en Chartreuse Jelly.

Fue para muchos de estos pasajeros la última cena. Para otros, significó el preámbulo de una nueva vida, ésa que surge cuando una persona realmente se ve en riesgo de muerte.

Puede uno imaginarse los sabores que deleitaron a estos elegantes pasajeros o probarlos, como se podrá hacer en uno de los más famosos restaurantes de cocina francesa que hay en la ciudad de México.

Ubicado a un par de cuadras del Ángel de la Independencia, Les Moustachesprepara para el día 29 de abril una cena conmemorativa con el mismo menú que se sirvió esa noche. La ambientación del lugar, con un delicioso estilo francés y música de violín y piano, resulta propicia para recordar la refinada elegancia del restaurante de primera clase del trasatlántico.

A cien años del hundimiento del Titanic, en el que murieron más de mil 500 personas, de las dos mil 207 que iban a bordo, éste es quizá el desastre más rodeado de glamour en la historia.