Tag Archives: Henry Lee Lucas

Memes en Internet: la oscura historia de trollface

Desde mediados del 2011, una grotesca, burlona y hasta simpática figura saltó a la fama de las redes sociales, pese a que ya estaba disponible en Internet desde 2008. Hasta donde se sabe, al menos 20 millones de tuits en todo el mundo han hecho algún tipo de alusión a ésta, que más bien parece la figura mal hecha de un cómic para adultos.

Es el llamado meme trollface o coolface, que en el caso de México tomó fuerza durante la campaña electoral, luego que los internautas lo utilizaron para mofarse de alguno de los cuatro candidatos presidenciales.

Sin embargo, pocos saben o imaginan que el trollface tiene orígenes oscuros y hasta macabros, pues el “original” fue dibujado años atrás en una prisión de Texas por un asesino, que en su carrera delincuencial estaba graduado en robo a mano armada, abuso sexual y posiblemente hasta en actos satánicos.

El sujeto en cuestión llevaba en vida el nombre de Henry Lee Lucas y en su currículum delincuencial se le había comprobado el asesinato directo de al menos 11 personas, la violación a una veintena de mujeres y un incontable número de asaltos en Houston, Austin, Dallas y en 22 estados de la Unión Americana, además de Texas.

Henry Lee Lucas fue un individuo de baja autoestima y escasa educación e inteligencia, oriundo de Blacksburg, Virginia, un pueblo rural al pie de los Apalaches, donde nació el 23 de agosto de 1936.

Quienes han dedicado su tiempo reconstruir su vida, afirman que este asesino nació en el seno de una familia desarticulada y sumida en la pobreza, en la que, cuando había dinero, el padre, y a veces su madre, prefería embriagarse con whisky adulterado, que alimentar a sus vástagos.

Así creció a quien se le asocia con la creación del meme más famoso de Internet: en una minúscula, fría y ensombrecida casa de dos cuartos sin piso firme. Con un padre amargado porque el tren le había amputado ambas piernas en una borrachera y una madre golpeadora.

Ya en prisión, Lucas decía que aún sentía en la espalda los golpes con maderos de su madre, por lo que le costaba estar erguido, igual que el trollface.

Él y sus nueve hermanos terminaron repartidos entre hospicios y casas de familiares. Cierto día Henry, jugando con una navaja junto a su hermano, se lastimó el ojo izquierdo, que perdió debido a la falta de atención médica; desde entonces portó un ojo de vidrio que le añadía a su rostro una sonrisa maliciosa, como la de “su” meme.

En 1954 fue arrestado y preso en Richmond, Virginia, como resultado de una serie de robos con violencia. La condena entonces fue de seis años, pero escapó en septiembre de 1957, fue reaprendido e intentó escapar de nuevo. Su carrera criminal había comenzado.

Tras salir de prisión, Henry se fue a vivir con su hermana en la comunidad de Tecumseh, Michigan. Ahí se reencontraría con su madre, a quien asesinó durante una pelea.

Nuevamente en la cárcel, intentó suicidarse en al menos dos ocasiones y fue llevado entonces a un centro de rehabilitación mental, donde pasó casi diez años en confinamiento.

De nuevo en las calles, en 1978, conoció a Ottis Elwood Toole, que se convertiría en su pareja criminal. Este hombre era piromaníaco y gustaba de lanzar sonoras carcajadas cuando incendiaba algún objeto. El mismo Lucas recordaría más tarde las sonrisas burlonas de Ottis y su meme aún lo hace.

Ambos se fueron a vivir con la sobrina de Toole, Frieda Powell, quien llegó tener una relación con Lucas y era presentada por éste como su esposa “Becky”.

En 1981 la pareja de criminales se separa, pero Becky parte con Lucas hacia Texas, a Ringgold. Allí conocen a la anciana Kate Rich, quien les da alojamiento. Al año siguiente, tanto Becky como Rich desaparecen.

En  1983 lo arrestan por posesión ilegal de armas y lo confinan en Montague, Texas. Allí confiesa haber asesinado a Rich y descuartizado a Becky, y haber tenido con ambas situaciones de necrofilia.

En ese año, Lucas dejó entrever que había tenido que ver en 120 asesinatos, cuando la policía sospechaba sólo de 35. Sin vacilar, el jurado condenó a Lucas en dos ocasiones a la pena capital, pero luego le impusieron de prisión perpetua. Al fin de cuentas se le relacionó oficialmente con 72 homicidios.

Independientemente del número de crímenes, Henry Lee fue recordado más en Texas por el brutal asesinato de una mujer en la que para nada le tocó sus medias color naranja, de ahí que el caso tomar el mote de “Orange Socks”.

Este caso llevó a las autoridades y psicólogos a estudiar a Lucas; el resultado fue que poseía un coeficiente intelectual de 86, ideal, según los expertos de entonces, para un infante que apenas comienza a hablar y caminar.

Un jurado determinó que Lucas, al igual que un asesino “nato”, era también una víctima de las circunstancias. Se le condenónuevamente  a la pena capital, esta vez por el asesinato de la chica Orange Socks. Más adelante la prensa texana demostraría que habría habido irregularidades en el caso Orange Socks, que involucraron a los famoso Rangers de Texas, pero esa es otra historia.

Cierto día, ya en prisión y próximo a la muerte, Henry dijo al reportero Hugh Aynesworth que sólo había asesinado a su madre, a su “esposa” Becky y a la señora Kate Rich. Se comenzó a rumorar que eran falsos los asesinatos que se le achacaban al famoso delincuente. Texas comenzó entonces a dudar y el gobernador y luego presidente George Bush le cambió la condena de pena capital a cadena perpetua.

Murió en 2001 en el hospital de la prisión de Huntsville, Texas. Allí encontraron una extraña figura, algunos la calificaron de perversa, graciosa y burlona: era el meme. Pintado en la pared, miraba a todo aquel que se animaba a entrar en la fría habitación del fallecido Henry Lee Lucas. La pared donde se mostraba la siniestra imagen luego fue repintada, pero ésta antes escapó de prisión a través de fotografías y se perdió en el tiempo.

Reparecería en 2008, cuando el usuario Whynne la publicó en su perfil web como un dibujo de Microsoft Paint. Whynne dijo que una imagen similar estaba en la oficina de un oficial de Texas. La misma imagen también apareció en documentos que su padre, un policía, investigaba sobre una secta satánica de Florida.