Frody, la nevería mexicana que no se ‘congela’ ante el COVID-19

Mantiene sus planes de expansión, a pesar del duro golpe a sus ventas que ha significado el confinamiento sanitario y la crisis económica.

POR: PERLA OROPEZA

Con 42 sucursales en operación en México y 13 años de vida, Neverías Frody está dispuesta no sólo a remontar la crisis sanitaria y económica provocada por el nuevo coronavirus, sino a mantener sus planes de expansión, que este año significará la apertura de diez tiendas.

En entrevista, la directora general de la cadena, Beatriz Rodríguez, asegura que su objetivo para el Valle de México es llegar a las 90 tiendas en los próximos cinco años, con la inauguración de diez por año.

Beatriz Rodríguez, directora general de Frody.

Este 2020, pese a la contingencia, lograrán la meta de diez aperturas. “Ya llevamos 6 tiendas y se abrirán otras cuatro de aquí a diciembre con el objetivo de seguir generando empleos y seguir captando mercado nuevo en diferentes zonas”.

En la actualidad, cinco de sus establecimientos están ubicados en Cuernavaca, Morelos y el resto en la Ciudad de México.

Beatriz Rodríguez informó que su modelo de expansión incluye el otorgamiento de franquicias, pero de tipo territorial, con cinco franquicias por zona.

“Sólo vendemos zonas completas, no vendemos franquicias unitarias y así es como funciona el modelo de negocio de la empresa”.

Actualmente están concentrados en la capital del país, pero a mediano plazo están previendo empezar su crecimiento hacia el interior de la República.

“La idea es que, una vez que se tenga el área metropolitana cubierta, iríamos  a las regiones cercanas, como Querétaro y Puebla. Nuestra expansión sería en forma de aros alrededor de la Ciudad de México, después seguiríamos creciendo al Bajío y el resto del país”.

Los inversionistas interesados deben considerar que cada tienda cuesta en promedio 750 mil pesos y que las franquicias territoriales se otorgan a partir de cinco tiendas, con un contrato de cinco años y un tiempo estimado de recuperación del capital inicial de 18 a 24 meses.

DÍAS ACIAGOS

Para Frody el confinamiento por la pandemia fue un reto inesperado. En marzo, sus ventas se desplomaron alrededor de 40 por ciento  y sus directivos se dieron cuenta de que tenían que hacer algo de inmediato para sobrevivir y salvar al negocio, así como a los 250 empleos que dependen de él.

“Tomamos la decisión de reinventarnos como compañía. Hicimos una  campaña muy fuerte de consumo a domicilio, que era un tema al que la empresa no le daba mucho foco a pesar de que estábamos operando con varias aplicaciones. Vimos que es una gran oportunidad para la industria, nosotros crecimos en consumo a domicilio un 700% aproximadamente con la aplicación de UberEats. La empresa mandó hacer empaques diferentes que permitieran que el helado llegara bien congelado a casa”.

Las ventas a domicilio pasaron así de 1 por ciento del total a alrededor de 20 por ciento.

Estas medidas permitieron frenar la caída en ventas. “En abril sólo caímos 25 por ciento y en mayo tuvimos mayor recuperación.”

Antes de la pandemia, el crecimiento anual de las ventas de la cadena se ubicaba en 25 por ciento. Para este año, indica la directora general de Neverías Frody, se prevé que la caída en total será de 15 por ciento, pero podría haber sido mayor si la empresa no hubiera reaccionado a tiempo.

Además las tiendas aplicaron todo el protocolo de salubridad; el personal tiene mascarillas, caretas, gel antibacterial y se estableció una distancia para no tener contacto directo con los mostradores. Se retiraron más de 300 bancas de las sucursales con el objetivo de no propiciar que la gente se quede sentada o en las afueras de las tiendas.

“Creo que esto le dio confianza al consumidor, implementamos el servicio de AutoFrody que te cobran en tarjeta y se te entrega en el coche sin necesidad de que te bajes”.

La empresa tomó la decisión de no despedir a ningún empleado de la compañía y seguir teniendo las plantillas completas, lo cual hizo más eficiente el servicio al cliente.

Asimismo, expone Beatriz Rodríguez, “hemos tomado la decisión de que los precios de nuestros productos no van a subir este año, a pesar de que están aumentando los costos de todas las materias primas, como la leche, que subió más o menos 25 por ciento; todo este incremento lo va a absorber la empresa durante este año y no lo vamos a trasladar al consumidor porque queremos también ser una empresa mexicana empática con lo que está sucediendo, y el consumidor está pasando por la misma crisis económica que pasamos todos.”

Todas estas acciones han hecho que el consumidor se sienta confiado en ir a Frody, menciona la directiva, y “nos permitirá seguir con nuestro objetivo de seguir generando empleos y captando mercado nuevo en diferentes zonas y de esta forma nivelar un poco las ventas, la rentabilidad de la empresa, porque estaremos vendiendo lo mismo a costos más altos para nosotros”.

CONTAR HISTORIAS

Frody ha sabido reinventarse a lo largo de su historia. Nacida como un food truck, la empresa entendió que ese modelo de negocio no era escalable y que no le permitía pensar en grande.

Hoy, con la fábrica en Azcapotzalco, desde donde distribuye los productos a todas sus tiendas, garantiza un sabor único en todas su sucursales y con los personajes de Frody y sus amigos se ha colocado como el número 1 en redes sociales entre los establecimientos de su tipo.

En sus inicios ofrecía cinco sabores de helados, hoy tiene 48, entre los que destacan Conejito, pay de limón, cajeta, algodón de azúcar, Choco Ferrero, chocolate Abuelita y mazapán.

Más de mil litros se entregan mensualmente a cada sucursal, aproximadamente 44 mil litros al mes. También alrededor de 4 mil paletas, sándwiches y pasteles helados. Para personas que no consumen azúcar, tienen paletas sin azúcar, endulzadas con Svetia. Y para la mascota, helados de tocino.

La empresa ha creado personajes e historias para comunicar su concepto y propuestas.  

“Al momento de determinar que queríamos hacer una marca que diera un valor agregado al consumidor, sabíamos que no queríamos que fuera un corporativo el que se comunicara con el consumidor sino que fuera un personaje. Frody se convierte en el personaje que da voz a la marca.

“Somos una empresa 100 por ciento mexicana y siempre tuvimos como una de nuestras metas principales, además de vender helados, tener una causa, una conciencia social”, explica Rodríguez.

“Frody comunica el valor de la amistad; mediante su amigo Panchito apoyamos todas  las causas sociales referentes a niños en condición de calle. Con su amigo perrito, llamado Lucas, abordamos el tema de la adopción de perros, hacemos un croquetón al año y apoyamos a diferentes albergues.

«También tiene su amiga Rita, con causas sociales y de medio ambiente, y acaba de encontrar otro amigo que se llama Alex, que tiene una discapacidad motriz y compromete a la empresa a trabajar muchísimo para que nuestras sucursales se vuelvan 100 por ciento incluyentes para recibir a personas con diferentes discapacidades”.

Frody, la nevería mexicana que no se ‘congela’ ante el COVID-19 was last modified: julio 16th, 2020 by Perla Oropeza
Perla Oropeza

About Perla Oropeza

Licenciada en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, comenzó labores en Notimex en 1980 y llegó a EL FINANCIERO en 1989. Es editora de EL FINANCIERO Bajío, en el cual intervino desde su planeación. Negocios, economía y turismo, sus temas favoritos. Twitter: @Perla_O