Tag Archives: Texas

Memes en Internet: la oscura historia de trollface

Desde mediados del 2011, una grotesca, burlona y hasta simpática figura saltó a la fama de las redes sociales, pese a que ya estaba disponible en Internet desde 2008. Hasta donde se sabe, al menos 20 millones de tuits en todo el mundo han hecho algún tipo de alusión a ésta, que más bien parece la figura mal hecha de un cómic para adultos.

Es el llamado meme trollface o coolface, que en el caso de México tomó fuerza durante la campaña electoral, luego que los internautas lo utilizaron para mofarse de alguno de los cuatro candidatos presidenciales.

Sin embargo, pocos saben o imaginan que el trollface tiene orígenes oscuros y hasta macabros, pues el “original” fue dibujado años atrás en una prisión de Texas por un asesino, que en su carrera delincuencial estaba graduado en robo a mano armada, abuso sexual y posiblemente hasta en actos satánicos.

El sujeto en cuestión llevaba en vida el nombre de Henry Lee Lucas y en su currículum delincuencial se le había comprobado el asesinato directo de al menos 11 personas, la violación a una veintena de mujeres y un incontable número de asaltos en Houston, Austin, Dallas y en 22 estados de la Unión Americana, además de Texas.

Henry Lee Lucas fue un individuo de baja autoestima y escasa educación e inteligencia, oriundo de Blacksburg, Virginia, un pueblo rural al pie de los Apalaches, donde nació el 23 de agosto de 1936.

Quienes han dedicado su tiempo reconstruir su vida, afirman que este asesino nació en el seno de una familia desarticulada y sumida en la pobreza, en la que, cuando había dinero, el padre, y a veces su madre, prefería embriagarse con whisky adulterado, que alimentar a sus vástagos.

Así creció a quien se le asocia con la creación del meme más famoso de Internet: en una minúscula, fría y ensombrecida casa de dos cuartos sin piso firme. Con un padre amargado porque el tren le había amputado ambas piernas en una borrachera y una madre golpeadora.

Ya en prisión, Lucas decía que aún sentía en la espalda los golpes con maderos de su madre, por lo que le costaba estar erguido, igual que el trollface.

Él y sus nueve hermanos terminaron repartidos entre hospicios y casas de familiares. Cierto día Henry, jugando con una navaja junto a su hermano, se lastimó el ojo izquierdo, que perdió debido a la falta de atención médica; desde entonces portó un ojo de vidrio que le añadía a su rostro una sonrisa maliciosa, como la de “su” meme.

En 1954 fue arrestado y preso en Richmond, Virginia, como resultado de una serie de robos con violencia. La condena entonces fue de seis años, pero escapó en septiembre de 1957, fue reaprendido e intentó escapar de nuevo. Su carrera criminal había comenzado.

Tras salir de prisión, Henry se fue a vivir con su hermana en la comunidad de Tecumseh, Michigan. Ahí se reencontraría con su madre, a quien asesinó durante una pelea.

Nuevamente en la cárcel, intentó suicidarse en al menos dos ocasiones y fue llevado entonces a un centro de rehabilitación mental, donde pasó casi diez años en confinamiento.

De nuevo en las calles, en 1978, conoció a Ottis Elwood Toole, que se convertiría en su pareja criminal. Este hombre era piromaníaco y gustaba de lanzar sonoras carcajadas cuando incendiaba algún objeto. El mismo Lucas recordaría más tarde las sonrisas burlonas de Ottis y su meme aún lo hace.

Ambos se fueron a vivir con la sobrina de Toole, Frieda Powell, quien llegó tener una relación con Lucas y era presentada por éste como su esposa “Becky”.

En 1981 la pareja de criminales se separa, pero Becky parte con Lucas hacia Texas, a Ringgold. Allí conocen a la anciana Kate Rich, quien les da alojamiento. Al año siguiente, tanto Becky como Rich desaparecen.

En  1983 lo arrestan por posesión ilegal de armas y lo confinan en Montague, Texas. Allí confiesa haber asesinado a Rich y descuartizado a Becky, y haber tenido con ambas situaciones de necrofilia.

En ese año, Lucas dejó entrever que había tenido que ver en 120 asesinatos, cuando la policía sospechaba sólo de 35. Sin vacilar, el jurado condenó a Lucas en dos ocasiones a la pena capital, pero luego le impusieron de prisión perpetua. Al fin de cuentas se le relacionó oficialmente con 72 homicidios.

Independientemente del número de crímenes, Henry Lee fue recordado más en Texas por el brutal asesinato de una mujer en la que para nada le tocó sus medias color naranja, de ahí que el caso tomar el mote de “Orange Socks”.

Este caso llevó a las autoridades y psicólogos a estudiar a Lucas; el resultado fue que poseía un coeficiente intelectual de 86, ideal, según los expertos de entonces, para un infante que apenas comienza a hablar y caminar.

Un jurado determinó que Lucas, al igual que un asesino “nato”, era también una víctima de las circunstancias. Se le condenónuevamente  a la pena capital, esta vez por el asesinato de la chica Orange Socks. Más adelante la prensa texana demostraría que habría habido irregularidades en el caso Orange Socks, que involucraron a los famoso Rangers de Texas, pero esa es otra historia.

Cierto día, ya en prisión y próximo a la muerte, Henry dijo al reportero Hugh Aynesworth que sólo había asesinado a su madre, a su “esposa” Becky y a la señora Kate Rich. Se comenzó a rumorar que eran falsos los asesinatos que se le achacaban al famoso delincuente. Texas comenzó entonces a dudar y el gobernador y luego presidente George Bush le cambió la condena de pena capital a cadena perpetua.

Murió en 2001 en el hospital de la prisión de Huntsville, Texas. Allí encontraron una extraña figura, algunos la calificaron de perversa, graciosa y burlona: era el meme. Pintado en la pared, miraba a todo aquel que se animaba a entrar en la fría habitación del fallecido Henry Lee Lucas. La pared donde se mostraba la siniestra imagen luego fue repintada, pero ésta antes escapó de prisión a través de fotografías y se perdió en el tiempo.

Reparecería en 2008, cuando el usuario Whynne la publicó en su perfil web como un dibujo de Microsoft Paint. Whynne dijo que una imagen similar estaba en la oficina de un oficial de Texas. La misma imagen también apareció en documentos que su padre, un policía, investigaba sobre una secta satánica de Florida.

Dallas, arte, gastronomía y compras al estilo texano

 

  • Visite el Museo desde el sitio donde Oswald disparó a Kennedy.
  • La ciudad con más centros comerciales per cápita de EU.
Perla Oropeza / Finsat

En Dallas todo es en grande; hoteles, museos, parques y centros comerciales tienen como norma la amplitud de espacios y la variedad de oferta.

Considerado el destino turístico número uno de Texas, tiene alrededor de 160 museos, galerías y atracciones artísticas, y más restaurantes per cápita que Nueva York.

Si bien en su propuesta culinaria predominan la agridulce comida texana y los platillos mexicanos, con generosas raciones y buen sabor, igual se puede encontrar cocina de prácticamente todos los lugares del mundo.

Aquí se ubica el distrito artístico urbano más grande de Estados Unidos, creado en 1983, donde en 17 manzanas se reúnen instituciones y espacios culturales, como el Museo de Arte de Dallas y el Centro de Escultura Nasher, en el que se exhiben al aire libre, rodeadas de jardines, obras de Rodin, Picasso, Matisse y otros grandes creadores del siglo XX.

Los cuatro pisos del Museo de Arte de Dallas, fundado en 1903, son un muestrario de más de 20 mil piezas de todo el mundo y diferentes épocas. En uno de sus pabellones, desde el 12 de febrero, se presenta la exposición Señores de la creación: los orígenes del reino sagrado maya, que permanecerá abierta hasta el 7 de mayo.

Se trata de una muestra de aproximadamente 150 objetos provenientes de México, Guatemala, Belice y Honduras, de los años 400 a 550, que incluyen esculturas monumentales en piedra, cerámica, figuras y joyas talladas en jade, huesos y conchas.

Otra de sus salas se ha convertido en una villa del Mediterráneo francés, llamada La Pausa, donde los potentados estadounidenses Wendy y Emery Reves coleccionaron durante el siglo pasado innumerables objetos y obras de artistas como Manet, Renoir, Van Gogh, Monet, Cézane y Toulousse-Loutrec, que ahora forman parte del patrimonio del museo.

Los admiradores de Vincent van Gogh tendrán la oportunidad de ver, de octubre próximo a enero de 2007, una exposición dedicada a su obra, con unos 20 trabajos del artista y otros tantos de sus contemporáneos.

El Museo del Sexto Piso de Plaza Dealey, desde donde se perpetró el asesinato de John F. Keneddy (viernes 22 de noviembre de 1963), se ha convertido en un atractivo turístico de la ciudad, a la que muchos visitan para conocer de primera mano el lugar que dio origen a la tragedia.

Ahí, en el sexto piso de la otrora bodega de libros escolares, se conserva la ventana desde la cual se hicieron los disparos y se mantiene como un nicho la esquina exacta donde el asesino colocó algunas cajas para recargar su rifle.

Al observar por las ventanas, puede ubicarse el sitio por el que circuló aquel mediodía de otoño el mandatario estadounidense, y sentir entonces el ambiente de conspiración.

Videos del momento del atentado, fotografías y grabaciones de radio, dan cuenta del estado de confusión de todos los que vieron caer a su presidente mientras avanzaba en la limusina descapotada por la calle Elm.

Es entonces cuando aparece en escena Oswald, quien posteriormente muere tras ser atacado por un tal Jack Ruby, mientras estaba rodeado de policías. El museo, por supuesto, no ignora las innumerables hipótesis sobre el magnicidio, desde la autoría cubana -últimamente revivida-, el complot desde oficinas gubernamentales hasta la acción de grupos radicales de ultraderecha y supremacía blanca. Pero lejos de apoyar una u otra, se ofrecen los argumentos a favor y en contra de cada una.

En el séptimo piso del edificio se observan los acontecimientos desde el punto de vista de los reporteros que fueron testigos del atentado.

Otro atractivo es el Fair Park, donde cada año se realiza la Feria Estatal de Texas, que alberga en sus 112 hectáreas diversos escenarios artísticos y nueve museos, en sí mismos una exposición del estilo art deco que predominó en la arquitectura de los años treinta.

El museo de American Air Lines, el CR Smith, es también punto de visita obligado para conocer la historia de esta aerolínea y observar uno de los DC3 con los que se hicieron los primeros vuelos comerciales.

Si de compras se trata, Dallas es la ciudad que tiene más centros comerciales per cápita en EU. Highland Park Village, North Park Center y Grapevine Mills son algunos de los que no se puede perder ningún apasionado del shopping.

También, por qué no, es posible dar un tour por la propiedad en donde se filmó Dallas, la famosa teleserie de los años ochenta, el Southfork Ranch, en el cual se puede degustar barbacoa al estilo texano.

ALTA TECNOLOGÍA

Ubicada en la región de Praderas y Lagos del estado de Texas, Dallas es el centro financiero y banquero más grande del sureste de Estados Unidos. En la zona que conforma con Forth Worth se ubican cerca de cinco mil empresas manufactureras y su gran actividad industrial se concentra en sectores como la alta tecnología, telecomunicaciones y electrónica, área en la que ocupan el segundo lugar, por lo que se conoce como “La Pradera del Silicón”.

TERRITORIO DE MIGRANTES

La zona metropolitana, conocida como Metroplex y conformada por Dallas, Forth Worth y diversas poblaciones aledañas, alberga a 5.5 millones de residentes, lo que la convierte en la más grande de Texas y la novena de la Unión Americana. Se calcula que hay más de 1.5 millones de habitantes de origen hispano, el grupo étnico que mayor crecimiento ha tenido en los últimos cinco años. En Dallas, un cuarto de la población es de procedencia hispana, y 60 por ciento, unas 500 mil personas, son de origen mexicano.