Tag Archives: Tec de Monterrey

UNAM y Tec, entre las universidades más exitosas de América Latina

La UNAM y el Tecnológico de Monterrey se ubican en el top ten de las mejores universidades de América Latina, de acuerdo con el QS University Rankings, un estudio realizado entre 250 instituciones de la región.

A pesar de que Brasil y  Chile tienen mayor número de escuelas en los primeros diez lugares, la evaluación indica que los graduados mexicanos están considerados entre los más exitosos en cuanto a colocación laboral.

La Universidad Nacional Autónoma de México se ubicó en el quinto lugar, mientras que el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey ganó el séptimo. La Universidad de Sao Paolo encabeza la lista regional por segundo año consecutivo.

Los resultados en general fueron positivos para México, con nueve de las top ten universidades del país manteniendo o mejorando las posiciones de 2011. México tiene 46 universidades entre las 250, sólo por abajo de Brasil, que tiene 65 y por encima de Colombia (34), Chile (30) y Argentina (26).

La mayoría de empresarios latinoamericanos nombraron al Tecnológico de Monterrey como el número uno en cuanto a la calidad de sus graduados, y a la UNAM en tercera posición.

Ubicación de las universidades mexicanas entre las mejores 250 de América Latina

Sin embargo, gran parte de los académicos de la región evaluaron a la UNAM como la número uno en cuanto a reputación académica.

“La destacada reputación de las universidades lideres de México en América Latina, son el reflejo de sus rigurosos estándares académicos y de sus altamente cualificados graduados”, afirma Ben Sowter, jefe de Investigación en QS.

“No obstante, éstas se encuentran por detrás de las universidades de Brasil y Chile en cuanto a producción de estudios de investigación y porcentaje de profesorado con doctorados.”

 

Coach de negocios, ¿es para mí?

Así como un deportista de alto rendimiento requiere de un guía para identificar sus fortalezas y debilidades, en el mundo de los negocios puede ser necesaria la asistencia de un coach que ayude al empresario a ver más allá de sus problemas.

Arturo Chávez es uno de esos “entrenadores” que tiene como misión descubrir, junto con el empresario, las fortalezas y debilidades de sus negocios con el objetivo de que se encamine hacia el éxito.

En su libro ¡1,2,3! Cómo mejorar el negocio que ya tienes, Chávez expone algunas de las técnicas que utiliza para llevar a las empresas a obtener “resultados máximos” en corto plazo, crecer en nuevos mercados y clientes, y profesionalizar su operación.

El objetivo es que el negocio no requiera la presencia permanente del dueño y que trabaje por sí solo. El coach apoya para establecer los sistemas, procedimientos, la gente y las habilidades necesarios para ello.

Claro que un “entrenador” no es para todos, porque no todos toleran que los presionen para obtener resultados. El dueño del negocio debe “apagar la vocecita interna y dejar de decir: Yo ya lo sé.” O más aún, aquella frase de “no se puede”. Estas palabras, dice el autor, “convierten a la gente fuerte en débil, le quitan a un genio su sagacidad y limitan los logros de esa gran persona que vive dentro de cada quien”.

Crear un equipo fuerte es clave para lograr buenos resultados, pero para ello es necesario un buen liderazgo, tener una meta común, establecer las reglas del juego, que cada uno de los miembros del equipo las conozca, y permitir el aprendizaje de los empleados.

La inteligencia financiera es básica para un empresario exitoso. ¿Cuántas decisiones equivocadas se evitarían si se tuvieran los conocimientos suficientes en esta materia?

Es por eso, dice Chávez, que surgen los coach de negocios, que enseñan técnicas probadas y reeducan al empresario para consolidar y hacer crecer a sus empresas.

En su libro, reúne una lista de tips sobre finanzas, ventas, capital humano, manejo del tiempo, mindset del dueño del negocio, planeación estratégica y mercadotecnia.

La gente normalmente asume que cuando Charles Darwin dijo: “supervivencia de las especies a través de la selección natural”, se refería al más fuerte, el más grande, el más rápido, cuando la verdad es que está hablando del más flexible, el más adaptable.

Ocurre igual en los negocios, comenta Chávez. Los que sobreviven es porque saben adaptarse al cambio y se han fortalecido con esta experiencia. “Trabajar inteligentemente es un trabajo duro, pero eficiente, que mueve montañas… ( ) La única diferencia entre quien eres ahora y quien serás dentro de cinco años, la determinarán los libros que leas, las personas que conozcas y las decisiones y acciones que lleves a cabo.”

Arturo Chávez es ingeniero egresado del Tecnológico de Monterrey, donde también cursó el MBA. Cuenta con 14 años de experiencia en áreas como servicio al cliente, ventas, marketing, recursos humanos y finanzas. Es director de una franquicia de la cadena internacional Business Coaching Firm.

¡1,2,3! Cómo mejorar el negocio que ya tienes es un libro de  Solar, Servicios Editoriales,  primera edición, 2011. 198 pp.

Cedia, en el corazón de la industria aeronáutica

Con el aterrizaje de empresas del sector aeronáutico, principalmente la canadiense Bombardier, Querétaro se ha transformado en los últimos cinco años en uno de los estados con mayor presencia del sector en el país.

La apertura de este tipo de industrias en el estado sería impensable sin el esfuerzo desarrollado por diversas organizaciones educativas para satisfacer la creciente necesidad de capital humano especializado, que permita garantizar la calidad de la producción.

Las empresas del ramo, con necesidades tecnológicas y de proveeduría específicas, han dado un impulso significativo a la economía local, a tal grado que en la actualidad emplean a cuatro mil 890 personas, y se calcula que en los próximos tres años se dará un crecimiento del sector de 255 por ciento.

 De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Sustentable estatal, en el territorio queretano hay 50 participantes de la industria aeronáutica, entre empresas de manufactura, centros de investigación y desarrollo, e instituciones educativas que tienen programas especiales, como la UNAQ y el Tecnológico de Monterrey.

Precisamente en esta última institución surge el  Centro de Desarrollo para la Industria Aeronáutica (Cedia), creado en 2006 ante la necesidad de impulsar la formación de profesionales especializados, así como apoyar el desarrollo de proveedores y soluciones tecnológicas para el sector, basado en un modelo de colaboración universidad-empresa.

Simulador de vuelo

Uno de los proyectos en los que se ha trabajado en los últimos tres años es el simulador de vuelo, que tiene dos versiones: el ubicado en una cabina real de un Boeing 737, y el equipo portátil, que es desarmable y se puede llevar a exposiciones, indica Rocío Cuéllar, una de las asistentes de investigación del centro.

“Además tenemos la turbina en la que se explica a los alumnos todos los principios de turbomaquinaria,  y un equipo de aeromodelismo que en principio comenzó para volar aviones que se compraban completos, pero ya van dos que se diseñan completamente aquí.”

“En el proyecto del simulador hemos procurado que cada uno de los instrumentos luzca como los de un avión real.  Anteriormente se utilizaban una gran cantidad de cables, porque en cada componente había uno que era llevado a tarjetas concentradoras, para conectarlos a la computadora central.

“Lo que nosotros estamos haciendo es ponerle inteligencia a estas tarjetas,  ya tienen un FGPA, que es un chip completamente en blanco que nos permite configurarlo de acuerdo a como lo necesitemos, ya sea lógica programable, como microprocesador, como microcontrolador y hacemos que se comunique vía un cable USB, que es el que va a llegar a la computadora y permite que cada uno de los módulos tenga inteligencia.”

Es un trabajo en el que han participado estudiantes de las carreras de diseño industrial, ingeniería electrónica y mecánica, arquitectura y mecatrónica, y que cada vez despierta mayor interés no sólo entre los alumnos sino entre las empresas

“No es una plataforma que se termine y ya; ahora se está trabajando con USB, pero se está migrando a un protocolo que utilizan en la industria  automotriz, que se llama CAN (acrónimo del inglés Controller Area Network), que compañías como Boeing ya están intruduciendo en sus aviones y posteriormente se busca  que los instrumentos sean inalámbricos.

“A la par que va avanzando, también se modifica. Estamos viendo con compañías como Aeroméxico o Interjet si se puede desarrollar equipo para ellos y también con Bombardier para construir, junto con la UNAQ, un simulador para el Learjet 85, que es el que están fabricando aquí en Querétaro.

El simulador se ha ido también a presentar a Chicago, al Instituto de Aeronáutica y Astronáutica y a Boeing, lo que nos ha permitido confirmar que vamos por el camino correcto.

Materiales compuestos

Otro programa del Cedia es el orientado a los materiales compuestos,  esenciales para la fabricación de componentes de la industria aeronáutica. Se trata de mezclas de base resina o  polimética, con fibras de carbono o vidrio,  y metales como aluminio o titanio.

La unión de diversos materiales es lo que logra que se alcancen propiedades mecánicas mejores y lo que los mantiene adheridos es la matriz, es el polímero.

También existen materiales preimpregnados con la cantidad de resina o catalizador, vienen a temperaturas de menos 18 grados centígrados y a la temperatura ambiente el polímero empieza a catalizar y solidificarse. Principalmente se utiliza en partes estructurales de aviones, largueros, marcos de ventanas, vigas.

“Industrias establecidas en Querétaro ya hacen este proceso de fabricar el material laminado para el marco de la ventana y después instalarlo en la pieza del avión. Nuestra intención con aquí es enseñarle al alumno cómo se fabrica un laminado de este tipo y además realizar ensayos para verificar sus propiedades mecánicas”, dice Mariana Farat Saldívar, asistente de investigación para la maestría de Sistemas de Manufactura

Se realizan ensayos de tensión, para determinar la resistencia de un material antes de que se fracture. “Además tenemos equipos de ultrasonido para hacer ensayos no destructivos,  sobre todo en metales. Permiten ubicar la fractura o el área que está dañada. de qué tamaño sería la grieta, si es que la hay y a qué profundidad. Esto es muy importante porque los aviones no pueden fallar.”