Tag Archives: Estados Unidos

AEM abre capítulo Ciudad de México para impulsar a emprendedores binacionales

Sin títuloLa Asociación de Empresarios Mexicanos (AEM) Jóvenes abrirá su capítulo Ciudad de México, donde buscará impulsar el desarrollo de empresarios binacionales y apoyará a emprendedores para que logren el éxito en sus negocios.

Esta organización forma parte de  la AEM, creada en 1996 por un grupo de emprendedores mexicanos en San Antonio, Texas, que decidieron formar un equipo que ayude a empresarios y profesionistas mexicanos a tener éxito en Estados Unidos, así como apoyar a estadounidenses interesados en hacer negocios en México.

En Estados Unidos tiene 27 capítulos y siete en México. Aquí colabora con organizaciones como la Asociación Mexicana de Franquicias y la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios.

La AEM jóvenes fue creada en 2011 y en la Ciudad de México continuará con su objetivo de convertirse en un centro para la cooperación bilateral y la interconectividad de jóvenes empresarios. La idea es conectarlos con los recursos y oportunidades que faciliten su desarrollo.

 

NY, el destino favorito de los mexicanos

De acuerdo con un estudio de la agencia de viajes Despegar.com, Nueva York es el destino turístico internacional favorito de  los mexicanos, quienes siempre se han sentido atraídos por esta gran ciudad, quizá la más cosmopolita del mundo.

Le siguen en preferencia: Los Ángeles, California; Madrid, España; Las Vegas, Nevada, y Miami, Florida.

Se detectó que en forma generalizada el 63 por ciento de los mexicanos busca salir a Estados Unidos, mientras que un 20 por ciento tiene en la mira a Europa y 17 por ciento a Centro y Sudamérica.

“Los resultados de este estudio son sorprendentes y al mismo tiempo comprensibles, por la belleza visual y cultural que estos destinos encierran.  Para nosotros es muy importante saber las preferencias de los mexicanos pues de esta manera en despegar.com podemos trabajar más para brindar mejores destinos a mejores precios”, comentó Gabriel Rosillo, gerente de Marketing de la empresa.

El top ten de los sitios turísticos más codiciados por los mexicanos se complementa con Buenos Aires, París, Bogotá, Lima y Londres.

Una delicia, el clásico paseo en yate por Miami

Foto: Perla OropezaMIAMI, Flo.- Un ambiente de entusiasmo por recuperar lo perdido es lo que priva en esta ciudad estadounidense, que busca incrementar y mejorar su oferta turística, enfocada sobre todo al visitante de negocios.

Aquí se ubica uno de los distritos financieros más importantes del mundo. Dicen que se trata de la mayor concentración de oficinas bancarias de Estados Unidos. Más de cien en apenas 3.1 kilómetros cuadrados. Pero también se apiñan decenas de hoteles y edificios de lujosos condominios.

A sólo unas cuadras se ubica el Bayfront Park, por el que se puede dar un agradable paseo a la orilla del mar, realizar ejercicio o simplemente observar y disfrutar su cuidadoso diseño, que llevó a cabo el artista estadounidense-japonés Isamo Noguchi.
Junto a este enorme parque se ubica el centro comercial Bayside, con tiendas, restaurantes y lugares de entretenimiento, lo mismo dentro que fuera de los establecimientos.

Los domingos el sitio se llena de música y baile, con el encantador sabor latino, pues no por nada más de 60 por ciento de la población es de origen hispano.

La ruta de los millonarios

Una de las diversiones clásicas es el paseo por yate, durante el cual se disfruta de espectaculares vistas de la ciudad, al mismo tiempo que se conocen algunas anécdotas de los ricos y famosos que se han establecido en Miami.

Lo de menos es la precisión de los datos que ofrece el narrador en turno, lo hacen con tal desenfado que uno puede creer que son reales. De cualquier manera, es una forma agradable de pasar una hora y media por una de las bahías más bellas de Estados Unidos.

En el recorrido conocemos la isla Fisher, que sólo se conecta a tierra firme por medio de helicópteros, yates o un ferry que pasa cada 15 o 20 minutos. Entre los famosos que la habitan destacan Tom Cruise, Shakira, Oprah Winfrey, Julia Roberts y Jennifer López.
Más adelante se llega a la isla natural de South Beach, donde se han filmado infinidad de películas, como Caracortada, Chicos Malos, Rápido y Furioso, así como las famosas series CSI Miami y Miami Vice, que creó toda una época.

Es la más extensa marina en el sur de Florida, casa de más de 400 yates y megayates, y aquí se encuentra la colección más grande del mundo de edificios de arte decó, construidos de 1920 a 1930.

Después está la Isla de las Estrellas, donde destaca la enorme mansión blanca que aparece en la película Caracortada, estelarizada por Al Pacino.

Siguen casas de las cantantes Gloria Stefan y Xuxa; del fundador de los bolígrafos Parker, en fin, de gente que es capaz de gastar al menos diez millones de dólares en una propiedad. La más antigua de todas es una construcción amarilla que data de 1923.

La más exclusiva y cara mansión de la isla es del empresario farmacéutico Phillip Frost, que tuvo un costo de 50 millones de dólares y tiene en su enorme jardín 50 palmeras importadas de Sudáfrica por diez mil dólares cada una.

Sin embargo, Frost es también uno de los empresarios locales que más donativos ha dado a la comunidad, uno de ellos de 35 millones de dólares para la construcción del Museo de la Ciencia en el centro de la ciudad.

Entre las notas curiosas, está el paso por lo que fue propiedad de Leona Hemsley, la llamada reina de los hoteles de Nueva York, quien falleció dejando toda su herencia a su perro Trouble.

Bajo el control de esta empresaria llegó a estar el Empire State Building, y se dice que su emporio llegó a estar valuado en cinco mil millones de dólares.

El llamado corredor de los millonarios continúa con la casa de Vanilla Ice, el cantante que cosechó 18 millones de dólares con su primer y único éxito; Julio Iglesias, que tiene una mansión blanca estilo mediterráneo; la otrora residencia de Tommy Motola y Thalía, que fue vendida a un famoso rapero en 31 millones de dólares; y, para concluir el viaje, la edificación donde se refugió el gángster Al Capone luego de sus años en la prisión de Alcatraz y en la que murió en 1947.

El recorrido se puede realizar con diversas empresas, una de ellas Island Queens Cruises, que realiza sus salidas desde el centro comercial Bayside.

Sus embarcaciones son sencillas, pero cómodas y el viaje cuesta 26 dólares más impuesto por adulto. Niños menores de cuatro años no pagan; de 5 a 12 años, 18 dólares; adultos mayores y militares; 23 dólares.

Nueva York en invierno, una delicia

Perla Oropeza / Finsat

Fotos: Perla Oropeza.

¿Quién dijo frío? Nueva York vive en esta época temperaturas bajo cero, pero su febril actividad no decae y, mientras la nieve se apodera paulatinamente de calles y parques, los rascacielos, marquesinas y anuncios publicitarios dan un abigarrado esplendor y calidez a la urbe.

El corazón de Manhattan nunca duerme. Teatros, cafeterías y tiendas permanecen abiertos hasta muy avanzada la noche, que en estos días comienza a las cinco de la tarde.

Foto: Perla Oropeza.

Podrá desplomarse el termómetro en Nueva York, pero siempre hay algo que hacer y ver. Equipados con ropa térmica, un buen abrigo, gorro, bufanda, guantes y un par de botas cómodas, los turistas pueden disfrutar de largos paseos por las grandes avenidas de la llamada gran manzana.

Broadway y la Quinta Avenida representan, cada una a su modo, lo que es esta metrópoli. En la primera, los teatros con las mejores obras de Estados Unidos, una gran variedad de restaurantes y de centros de diversión de todos los signos y estilos, organismos financieros y, por supuesto, tiendas, muchas tiendas.

En la Quinta Avenida no sólo están las boutiques, galerías y almacenes llenos de glamour que la convierten en la calle comercial más cara del mundo, sino también el Empire State, que con la tragedia del 11/S recuperó su lugar como el edificio más alto de la metrópoli; la catedral de San Patricio, que a pesar de su estilo gótico encaja a la perfección con el paisaje, y la llamada milla de museos, entre los que destacan el Metropolitano de Arte y el Guggenheim. A sólo unos pasos de esta avenida, se ubica el Museo de Arte Moderno, que en su 75 aniversario luce completamente renovado y alberga en sus salas más de 100 mil obras de arte de autores tan diversos como Picasso, Matisse, Salvador Dalí, Andy Warhol y Jackson Pollock. La entrada cuesta 20 dólares y los viernes, de cuatro de la tarde a ocho de la noche, el acceso es gratuito.

En Rockefeller Center se alza el famoso árbol navideño, un abeto de 25 metros de altura que carga con 30 mil luces de colores. Abajo, decenas de personas patinan sobre la pista de hielo que también es una tradición en el lugar. La historia del majestuoso árbol se remonta a la época de la gran depresión, cuando un grupo de obreros decidió colocar uno como símbolo de esperanza en aquellos momentos de crisis.

Si hay una ciudad que merezca el calificativo de cosmopolita, ésta es sin duda Nueva York, donde se escuchan los más variados lenguajes y todas las culturas se celebran. Para quien no habla inglés, nada resulta complicado. En hoteles, restaurantes, tiendas y cualquier esquina hay gente que habla español y que está dispuesta a ayudar a los turistas. Además, con la ordenada distribución de las vialidades es difícil perderse. En Manhattan las calles comunican al este y el oeste y las avenidas, al norte y sur. Hay sólo algunas diagonales, como Broadway, que reina sobre Nueva York como ninguna otra, con sus miles de anuncios luminosos y que en su intersección con la Séptima Avenida, ofrece a los visitantes la famosa Times Square, donde los neoyorquinos se reúnen el 31 de diciembre para dar la cuenta regresiva al año que empieza.

Quienes visitan por primera vez la ciudad, pueden recurrir a los turibuses, que por tarifas de 49 a 99 dólares por persona ofrecen recorridos diurnos y nocturnos por los más importantes sitios turísticos, durante dos o tres días, además de que incluyen pases para el museo de cera Madame Tussauds, el observatorio del Empire State o el ferry que lleva a la famosa estatua de la Libertad. Aquí es difícil no mantener la mirada al cielo. Los rascacielos, imponentes, encandilan con sus luces por la noche y parecen tocar el cielo durante el día. Subir al edificio más alto de la ciudad es una experiencia que no puede perderse, aunque también está la opción de disfrutar de la vista desde lo alto del Rockefeller Center.

En materia culinaria, Nueva York refrenda su cosmopolitismo. Todas las cocinas del mundo se reúnen y dificultan al visitante la elección. Pero hay opciones para todos los gustos y bolsillos: no por nada ésta es la capital mundial de la comida rápida.

Mientras se cuenta con la luz del día, un paseo por Central Park es quizá la forma más sencilla de comprender un poco la magia de la urbe de acero. Los árboles cubiertos de nieve, las ardillas corriendo de un lugar a otro, gente de todas la razas y culturas caminando sin prisa, apresurados mujeres y hombres de negocios con portafolios y elegantemente vestidos, vagos y menesterosos, niños patinando o corriendo, todo, dentro de una especie de oasis que no rompe con el entorno, sino que permite un respiro.

Zona cero

El único lugar que sigue provocando silencio es la llamada zona cero, donde estaban las Torres Gemelas derribadas el 11 de septiembre de 2001 y al que los visitantes observan, todavía conmocionados por todo lo que significó no sólo para los neoyorquinos, sino para todo el mundo: largos días de terror.