Paseo por Montevideo, días de nostalgia y pasión

“Las ciudades son libros que se leen con los pies.”

Emilio Frugoni, escritor y político uruguayo

Perla Oropeza / El Financiero 

Fotos: Perla Oropeza

Sede del carnaval con mayor duración del mundo, que por tres meses llena las calles de la ciudad con máscaras, baile  y diversión, Montevideo es también capital del tango, la milonga y el candombe, con sus historias cargadas de nostalgia, pasión y soledad.

En el estuario del río de la Plata convergen todos esos sentimientos y se mezclan en los 22 kilómetros de playas de fina arena blanca que dan a esta urbe un brillo especial, así como con las ramblas que recorren su línea costera y que parecen no tener fin.

Para los mexicanos, diez horas de vuelo hasta esta ciudad puede parecer demasiado, pero lo que se encuentra aquí compensa con creces el largo viaje. Y por si fuera poco, está a la mano Punta del Este, uno de los destinos de playa con más atractivos del continente.

Uruguay natural, es el eslogan con que se promueve el turismo en este país, y lo cierto es que además de ser un lugar donde su magnífica naturaleza es propicia para practicar deportes tan disímbolos como el surf, futbol, rugby playero, buceo,  pesca y golf,  también se respira cultura y una alta calidad de vida.

Con su estilo desenfadado, los montevideanos suelen ser al mismo tiempo cálidosy alegres, apasionados por el futbol y aficionados al mate. La mayoría descendientes de migrantes españoles e italianos, han sabido apreciar las aportaciones culturales de otro grupo separado de sus raíces, la población negra, que con su música ha fortalecido la identidad uruguaya.

En Montevideo confluyen diversos tipos de arquitectura, todos de origen europeo. Casonas y palacios se ven aquí y allá, tanto como jardines y esculturas. Y si Pocitos es el barrio más habitado de la ciudad, Carrasco es la zona residencial más exclusiva, donde las casas, con grandes construcciones, albercas y jardines, cuestan no menos de un millón de dólares.

En la Ciudad Vieja conviven pasado y presente. Junto a la antigua puerta de su desaparecida muralla, en el paseo peatonal Sarandí, el visitante encuentra galerías, tiendas de antigüedades, libros y artesanías, donde destacan por supuesto las elaboradas con piel y cuero y los recipientes para preparar y tomar el mate, la bebida favorita de los uruguayos.

El Mercado del Puerto es el sitio emblemático para disfrutar de una deliciosa parrillada y tomar el Medio y Medio, una mezcla de espumante y vino blanco, en un ambiente típicamente montevideano.

Museo del carnaval

En una ciudad donde el carnaval acapara la atención durante tres meses al año, un museo sobre esta gran fiesta era más que inevitable. Al entrar a este gran galerón, ubicado a unos pasos del Mercado del Puerto, los visitantes se encuentran con una muestra del ambiente de máscaras, maquillaje, disfraces y música que llenan las principales calles de Montevideo al ritmo del candombe, aportación de la población negra a estas festividades. Completan el espectáculo parodistas, humoristas, compañías de negros y lubolos, así como las murgas, verdaderos grupo de artistas que al ritmo del bombo, el platillo y el redoblante, presentan espectáculos musicales cargados de sátira política y crítica social.  En 1857 se celebró el primer gran baile de carnaval en el Teatro Solís, pero hay referencias históricas que ubican sus inicios a finales del siglo XVIII.

Museo del Gaucho y de la Moneda

En un deslumbrante edificio de arquitectura ecléctica, construido a fines del siglo XIX, se exhibe la historia del gaucho, personaje legendario que sobrevive en las inmensas zonas rurales donde abunda el ganado y no hay propiedad privada.  Jinete, cazador, hombre libre, mezcla elementos europeos como el caballo y la guitarra, con legados indígenas, como las boleadoras, el mate y el poncho. Este palacete también exhibe una importante colección de billetes, monedas y medallas.

De compras

Avenida 18 de Julio. [Perla Oropeza]

El centro comercial Punta Carretas es lugar ideal para las compras. En sus instalaciones, más de 200 locales se reparten en tres niveles. Tiene plaza de comidas, diez salas de cine y teatro.

A lo largo de la Avenida 18 de Julio hay una gran variedad de tiendas, además de que recorrerla resulta un agradable paseo en el que es posible admirar maravillas arquitectónicas, como los palacios Salvo  y Rinaldi, en la Plaza Independencia. Puede hacer una parada en la Plaza Cagancha, para visitar el mercado de los artesanos.

OTROS SITIOS DE INTERÉS

— El Milongón. Cena show, con ritmos de candombe, tango, milonga y folclore

–Teatro Solís. Con 150 años de vida, es el teatro en actividad más antiguo de América Latina.

— Museo del Futbol. Para los verdaderos fanáticos. Está ubicado bajo la tribuna olímpica del Estadio Centenario, considerado monumento histórico del balompié mundial.

— Casa del Vino. Exhibición y venta de vinos uruguayos.

— Café Bar Tabaré,  en Punta Carretas, es un pintoresco bar, al estilo de principios del siglo pasado. Su variada y deliciosa comida, combinada con una amplia oferta de vinos, atrae a uruguayos y extranjeros, lo que le da una atmósfera cosmopolita.

Más información:

www.uruguaynatural.com

www.montevideo.gub.uy

¿SABÍAS QUE…?

Montevideo es el acrónimo de Monte VI de Este a Oeste, desde el Atlántico hasta el río Uruguay, que fue como lo describieron los europeos a su llegada.

 

 

Paseo por Montevideo, días de nostalgia y pasión was last modified: diciembre 25th, 2017 by Perla Oropeza
Perla Oropeza

About Perla Oropeza

Licenciada en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, comenzó labores en Notimex en 1980 y llegó a EL FINANCIERO en 1989. Es editora de EL FINANCIERO Bajío, en el cual intervino desde su planeación. Negocios, economía y turismo, sus temas favoritos. Twitter: @Perla_O