Las franquicias ¿son para ti?

Tienes alma emprendedora, pero no estás seguro si lo tuyo es una franquicia o un negocio independiente. Aquí algunos puntos que debes tomar en cuenta antes de empezar a buscar una franquicia.

Ser franquiciatario no es cosa fácil. A final de cuentas significa asociarse por un determinado número de años con una empresa que ya tiene un modelo de negocio al cual debes ceñirte. Eres y no tu propio jefe.

Para Lex Baker, director de Gestión y Desarrollo de Wall Street English (WSE), una red de enseñanza de inglés con sede en Barcelona, España, y con franquicias en 27 países desde hace más de 45 años, “cuanto mayor sea el esfuerzo invertido para elegir la oportunidad de franquicia que más convenga, mayores serán las posibilidades de éxito”.

Con una red global de 400 escuelas de inglés y 180 mil estudiantes matriculados en todo el mundo, la compañía forma parte de grupo Pearson.

¿Pero qué es lo que busca una empresa en sus franquiciatarios? De acuerdo con Baker, éstas son las preguntas que debe hacerse quien tiene entre sus planes adquirir una franquicia.

1.- ¿Eres responsable? Los buenos franquiciados son pensadores independientes. Aunque confían en el franquiciador para recibir un marco y un sistema de apoyo sólidos, sus instintos empresariales suelen estar activos. No tienen el tiempo o la experiencia para dedicar meses y años desarrollando su propio negocio o marca, pero una vez empiezan a gestionarlo se puede confiar en que emplearán una combinación de pensamiento independiente y responsabilidad para ejecutar la marca de una forma rentable.

2.- ¿Tienes buen criterio? Los franquiciados deben seguir unas directrices. Pero eso no significa que no deban tomar ciertos riesgos. Esa es la naturaleza de los negocios y se debería trabajar en estrecha colaboración con el franquiciador para ayudar a guiarlos hacia la garantía del éxito mutuo. La buena noticia es que el franquiciador puede ofrecer asesoramiento y orientación profesional basado en su propia experiencia. Aunque en última instancia, el franquiciado debe tomar las decisiones correctas basándose en todos los hechos y sus propias circunstancias.

3.- ¿Estás dispuesto a aprender? Los mejores franquiciados aprenden constantemente. Aprenden de su propia experiencia, de la experiencia de su franquiciador, de sus compañeros, sus empleados y sus colegas. Este es el espíritu inquieto que les permite mejorar. También escuchan y aprenden de sus clientes para que su negocio sea exitoso y rentable. No se requiere necesariamente experiencia específica en este sector; un buen franquiciador te llevará por el buen camino y se asegurará de que tengas todas las herramientas disponibles para que sea un éxito.

4.-¿Eres trabajador? Gestionar una franquicia no es fácil. Hace falta trabajar duro, atención constante y escuchar muchísimo. Cuanto más pones, más recibes y cuanto más duro trabajes, más probabilidades tendrás de tener éxito. Indagar es imprescindible; sobre todo para escoger la franquicia adecuada para ti. Es más probable que encuentres al socio adecuado esforzándote en esta etapa.

5.- ¿Crees en la comunicación? Hablar y comunicar es un don esencial para un franquiciado de éxito. Antes de tomar esta importante decisión habla con las partes interesadas, coméntalo con tu familia y asegúrate que todos te apoyan en este camino. La comunicación constante y sincera con tu equipo aportará beneficios y te ayudará a mantener su lealtad y confianza. Ocurre lo mismo con los clientes. La sinceridad y la transparencia con los clientes es vital y el nivel de comunicación adecuado los hará sentir parte de tu familia en la franquicia, y como resultado, compartirán su buena experiencia con otras personas.

6.- ¿Eres bueno haciendo contactos? La introspección constante no te llevará muy lejos. No debes de dejar de mirar hacia fuera con frecuencia y regularidad. Habla con otros franquiciados que hayan compartido su experiencia, aprende, establece contactos y mantente en la vanguardia del mercado. A veces no resulta sencillo, pero vale la pena arriesgarse un poco y hacer un esfuerzo. Además de aprender, también podrás establecer contactos que podrían marcar una diferencia real en tu vida laboral y en el éxito de tu negocio.

7.- ¿Eres económicamente competente? Asegúrate de que los números cuadran antes de firmar cualquier contrato. ¿Puedes mantener la franquicia de la forma requerida? ¿Dispones del efectivo inicial para empezar? ¿Tienes suficiente dinero para mantenerte hasta que obtengas algún beneficio? ¿Estás seguro de poder supervisar la parte financiera de la operación de manera competente y con seguridad?

8.- ¿Estás preparado para delegar? Las franquicias resultan en general del esfuerzo del equipo. Sólo porque seas el propietario no significa que debas hacerlo todo. Construye un buen equipo a tu alrededor y no tengas miedo a delegar. Puede que seas el jefe, pero eso no significa que tengas que dirigir a tu equipo o hacer su trabajo. Si puedes, elimina la presión diaria y transfiere esa responsabilidad a los demás. Te agradecerán la confianza y podrás concentrarte en temas importantes como hacer crecer el negocio.

9.- ¿Estás dispuesto a pedir ayuda? No estás solo. En una franquicia, aunque eres el responsable de los resultados el equipo de soporte de franquicias está constantemente disponible para ofrecerte asesoramiento, soporte y compartir su experiencia contigo. No tengas reparo en pedir ayuda, para eso están ahí; eso es lo que has contratado.

Las franquicias ¿son para ti? was last modified: noviembre 12th, 2017 by Perla Oropeza
Perla Oropeza

About Perla Oropeza

Licenciada en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, comenzó labores en Notimex en 1980 y llegó a EL FINANCIERO en 1989. Es editora de EL FINANCIERO Bajío, en el cual intervino desde su planeación. Negocios, economía y turismo, sus temas favoritos. Twitter: @Perla_O