La última cena del Titanic, en México

La noche del 14 de abril de 1912, en el salón comedor de primera clase del Titanic, los hasta ese momento afortunados pasajeros se preparaban para disfrutar su cena, que iniciaba con un entremés de ostras frescas.

Los platillos estaban cuidadosamente preparados para estos viajeros, que habían gastado un promedio de 80 mil dólares de los actuales para cruzar el Atlántico a bordo de la enorme nave.

Consomé Olga, escalfado de salmón con salsa Muselina y pepinos; salteado de pollo; cordero en salsa de menta con Parmentier y patatas nuevas; ponche romano, pichón asado y Cress, espárrafos fríos con vinagreta, paté de foie gras y, para terminar, melocotón en Chartreuse Jelly.

Fue para muchos de estos pasajeros la última cena. Para otros, significó el preámbulo de una nueva vida, ésa que surge cuando una persona realmente se ve en riesgo de muerte.

Puede uno imaginarse los sabores que deleitaron a estos elegantes pasajeros o probarlos, como se podrá hacer en uno de los más famosos restaurantes de cocina francesa que hay en la ciudad de México.

Ubicado a un par de cuadras del Ángel de la Independencia, Les Moustachesprepara para el día 29 de abril una cena conmemorativa con el mismo menú que se sirvió esa noche. La ambientación del lugar, con un delicioso estilo francés y música de violín y piano, resulta propicia para recordar la refinada elegancia del restaurante de primera clase del trasatlántico.

A cien años del hundimiento del Titanic, en el que murieron más de mil 500 personas, de las dos mil 207 que iban a bordo, éste es quizá el desastre más rodeado de glamour en la historia.

La última cena del Titanic, en México was last modified: abril 26th, 2012 by Perla Oropeza