Amealco, un Pueblo Mágico con alma indígena

Nada más justo que el nombre de Amealco. En náhuatl significa “lugar donde brota el agua de las rocas”. Y así es, pues conforme el viajero se interna en este municipio queretano, encuentra a los costados de la carretera innumerables espejos de agua, que la mano del hombre ha agrandado hasta convertirlos en pequeñas lagunas.

Se dice que esta población es una de las más antiguas del estado, pues fue fundada en 1538. En la época porfirista destacó por su gran producción y exportación de maderas preciosas, que le hicieron ganar reconocimientos en el extranjero y le dejaron amplias zonas deforestadas.

Localizado al sur del estado, se ubica en un importante cruce de caminos, que llevan a San Juan del Río, Estado de México y Michoacán.

Para el turista resulta atractivo caminar por su jardín principal, construido en desniveles, y admirar el templo de la Purísima Concepción, de estilo neoclásico, construido a finales del siglo XIX. Ahí artesanos otomís ofrecen sus mercancías, plenas de color y belleza. Destacan las muñecas, que surgen de la tradición de las mujeres de este poblado, de regalar a sus hijas juguetes de tela con remiendos y pedazos sobrantes.

A unos pasos está la Casa de la Cultura, en la que se exhiben los colmillos de un mamut encontrados en 2005 en la comunidad de la Piedad. Por eso a esta zona le han llamado “tierra de gigantes.

Los martes Amealco de Bonfil es muy visitado porque en algunas comunidades las casas se convierten en restaurantes campiranos, donde ofrecen mole de guajolote y de pollo, con tortillas hechas a mano y frijoles en ollas de barro.

A finales de abril y principios de mayo es la fiesta del pueblo, durante la cual hay exposiciones gastronómicas, ganaderas, artesanales y artísticas.

Este año se celebró el 480 aniversario de la fundación y las primeras 30 ferias del municipio.

LA PORFIRIANA

Sobre la calle de Matamoros, en el centro de Amealco, destaca la tienda La Porfiriana, propiedad de Jesús Zepeda Morales, donde las principales mercancías son artículos de charrería y arreos para caballos.

Este local fue antes tienda de abarrotes con panadería y más adelante cantina.

“Nací en esta casa, toda mi vida he estado en Amealco. Soy maestro de profesión y hace 25 años, cuando me pensioné, puse esta tienda porque me considero ranchero y sé de caballos.”

Con proveedores de León e Irapuato, así como de Veracruz, Ocotlán -Jalisco- y Rincón de Romo, Aguascalientes, la tienda luce abarrotada de mercancía.

La mejor época de venta es de octubre a diciembre. “Vendo implementos de tracción animal, collares para los caballos de tiro, palotes, balancines, boleas, herramientas para la preparación de la tierra, los barbechos, siembras y demás detalles, dice Jesús Zepeda.

La tienda es regional. “Se sostiene gracias a la afluencia de compradores de los municipios vecinos. Amealco se encuentra situado al sur del estado de Querétaro, colinda con el Estado de México, con Michoacán, con Guanajuato y es como un punto estratégico para esos lugares.

SAN ILDEFONSO

Amealco de Bonfil es uno de los municipios queretanos con mayor presencia indígena, principalmente en sus comunidades de San Ildefonso Tultepec y Santiago Mexquititlán, donde aún conservan su lengua y vestimenta tradicional.

En San Ildefonso se puede visitar los talleres de alfareros, en los que fabrican todo tipo de piezas decorativas con gran destreza artística.

Al pie de la carretera ofrecen sus mercancías y también invitan a los turistas a conocer el proceso de elaboración.

HOTEL LA MURALLA

La cadena Misión opera en el municipio el hotel temático La Muralla, ambientado en la época revolucionaria.

El inmueble que lo alberga fue propiedad de hacendados franceses en tiempos de Porfirio Díaz. Con la revolución, se convirtió en cuartel y más tarde en hospital, escuela y zona de viviendas precarias, hasta que el entonces gobernador Rafael Camacho Guzmán decidió transformarlo en hotel.

Sin embargo, terminó por ser utilizado sólo para las fiestas privadas de los gobernantes en turno y representar un muy mal negocio para la administración estatal, por lo que decidieron venderlo a la iniciativa privada.

La cadena Misión lo adquirió y en 1998 creó la Muralla, que hoy en día es un importante generador de empleo para la gente de las comunidades cercanas.

NOMBRAMIENTO

Este 11 de octubre, Amealco recibió el nombramiento de Pueblo Mágico por parte de la Secretaría de Turismo federal, con lo que se suma a los otros cinco que ya tiene el estado de Querétaro: Bernal, Cadereyta, San Joaquín, Jalpan y Tequisquiapan.

El municipio es cuna y casa de Donxu y Lele, los dos estilos de la muñeca artesanal de Amealco confeccionada por manos indígenas, que actualmente es oficialmente Patrimonio Cultural del Estado de Querétaro. Son casi cinco mil personas, principalmente mujeres, las encargadas de su elaboración en más de 300 talleres. El Museo de la Muñeca Artesanal es primero en su tipo en el país.

Amealco recibe más de 45 mil turistas al año con una derrama económica estimada de 199 millones de pesos. Hay una ruta de viejas haciendas como La Torre, Galindillo, Hacienda Blanca y El Batán. Y hasta el momento cuenta con 11 hoteles que representan un total de 282 habitaciones.

Amealco, un Pueblo Mágico con alma indígena was last modified: octubre 13th, 2018 by Perla Oropeza
Perla Oropeza

About Perla Oropeza

Licenciada en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, comenzó labores en Notimex en 1980 y llegó a EL FINANCIERO en 1989. Es editora de EL FINANCIERO Bajío, en el cual intervino desde su planeación. Negocios, economía y turismo, sus temas favoritos. Twitter: @Perla_O