Monthly Archives: diciembre 2012

Escritorios, lugar de expresión para los empleados

Objetos en escritorios de empleados Foto. Cortesía

De acuerdo con la firma Regus, proveedora de de soluciones para el espacio de trabajo, con productos y servicios, de acuerdo con su última investigación entre los objetos preferidos por los empleados mexicanos para adornar sus escritorios se encuentran calendarios de animales, juguetes de Mi pequeño Pony, banderas, libros de referencia y artículos afectivos personales.

Según la encuesta de la empresa, aplicada a más de 20 mil personas en 80 países, la foto de los familiares fueron la opción más popular, con un 24 por ciento de las menciones, seguida por las tarjetas de presentación, con el 22 por ciento; y los artículos de arte con 15 por ciento, los cuales se consideraban como fuente de inspiración y en cierto grado como elemento de escapismo de la jornada laboral.

Mientras que en el mundo, según los resultados del estudio, los objetos religiosos, además de amuletos protectores contra vibras negativas, artefactos y trofeos, recuerdan a los trabajadores sus logros pasados y los motivan a continuar.

De acuerdo con Mónica Cati Cerda, directora de Regus en México,  esta encuesta revela que los trabajadores a nivel mundial hacen uso de un cierto número de objetos para sentirse más en casa, más cercanos a sus seres queridos, mantenerse motivados o simplemente para ayudarse a tener una mejor concentración en el trabajo.

Aseveró que se confirma la importancia del espacio laboral como un lugar en el que los trabajadores se deben sentir cómodos y puedan expresar su personalidad, incluso sus rasgos más peculiares.

 

Esfera navideña, tradición del pueblo de Tlalpujahua

Foto: Cortesía

Desde hace más de 40 año, el pueblo mágico de Tlalpujahua ha adoptado la creación de esferas navideñas como pilar económico en México, y anualmente fabrica alrededor de 38 millones de esferas para venta nacional e internacional.

Esta tradición fue creada por Joaquín Muñoz Orta, quien emigró a Estados Unidos donde aprendió a fabricar adornos navideños. Para 1965, Muñoz y su esposa, María Elena Ruíz, regresaron a su pueblo natal y comenzaron el taller Adornos Navideños.

Foto: Cortesía

Para la elaboración de las esferas, un arte hecho a mano, son necesarios cuatro pasos: el soplado del vidrio, paso que se realiza con la exposición del vidrio ante un soplete y los pulmones del trabajador; después sigue el cromado color plata dentro de una válvula que lo aplica; luego se pasa con las personas encargadas de decorar la esfera –a las más sencillas sólo se les aplica pintura, otras suelen tener brillantina y chaquira-; y al final queda la aplicación del colgante y el empaquetado.

Tlalpujahua no sólo realiza las típicas esferas navideñas redondas, los artesanos han creado un sinfín de figuras que ellos mismo han nombrado como gotas, churritos, luz de luna; también elaboran figuras de árboles, cupcakes, balones y distintas figuras a base de los moldes que se les otorgan cada temporada.

Pero también las fabrican en forma de campaña, las más difíciles para ellos debido a que éstas se realizan sin moldes, todo al cálculo del artesano.

Tlalpujahua exporta alrededor de 26 millones de esferas al año, a países como Estados Unidos, Canadá, Holanda, Inglaterra y hasta Singapur.

La Casa de Santa Claus es la fábrica principal del pueblo, que en su momento llegó a emplear a más de dos mil personas, pero ahora, con el incremento de la demanda, han montando más de 180 talleres.

Actualmente Daniel Muñoz Ruiz, hijo de los fundadores, es administrador de  La Casa de Santa Claus, pero además de producir esferas y adornos navideños, se  ha dedicado a  promover  la fabricación de esferas como atractivo turístico de Tlalpujahua, lo que atrae a más de 30 mil personas al año, sobre todo durante la Feria de la Esfera de cada temporada navideña.

Pymes latinoamericanas: el gran reto de la innovación

¿Cuántas veces  hemos escuchado que la innovación abre la puerta a la competitividad y el crecimiento de las empresas? Es una verdad incontrovertible; sin embargo, para la mayor parte de las pequeñas y medianas empresas constituye una tarea cuesta arriba.

De acuerdo con el estudio Perspectivas Económicas de América Latina 2013, políticas de Pymes para el cambio estructural, realizado en conjunto por el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) , “las diferencias de tamaño entre las empresas afectan directamente a sus capacidades de innovar”.

Las grandes empresas, añade, pueden beneficiarse de los rendimientos crecientes de las actividades de investigación y desarrollo, mientras que las Pymes enfrentan restricciones graves debido a su menor tamaño.

“Esto da lugar a desempeños innovadores más débiles y a menores posibilidades de usar productivamente las tecnologías. Sin perjuicio de su heterogeneidad, las Pymes enfrentan restricciones comunes. Las principales son el acceso al crédito y a recursos humanos calificados, la menor propensión exportadora, la inferior capacidad de interacción con otras empresas e instituciones de formación de recursos humanos y de investigación, y la escasa pertenencia a redes. “

El estudio puntualiza que los países de la región se encuentran rezagados en materia de innovación, en comparación con el conjunto de miembros de la OCDE.

En 2009 las economías de la OCDE invertían 2.4 por ciento del producto interno bruto (PIB) en investigación y desarrollo, recursos aportados en 60 por ciento por las empresas. En contraste, en América Latina no se llegaba ni a la tercera parte del porcentaje del PIB (0.7 por ciento) y el sector empresarial apenas financiaba el 40 por ciento de las inversiones.

Uno de los problemas que tienen las Pymes es que la conducta innovadora suele constituir una reacción espontánea a la presión competitiva de las grandes empresas. Sus estrategias y actividades de innovación a menudo responden a estrategias informales y no son resultado de una planificación.

Además enfrentan restricciones comunes. Las principales son el acceso al crédito y a recursos humanos calificados, la menor propensión exportadora y la inferior capacidad de interacción con otras empresas e instituciones de formación de recursos humanos y de investigación.

LasPymes latinoamericanas suelen concentrarse en rubros (comercio, servicios informales y manufacturas básicas) que por sus características en la región demandan poco conocimiento.

La inversión en investigación y desarrollo “conlleva elevados niveles de incertidumbre sobre los resultados y beneficios, y grandes desembolsos iniciales, que no constituyen un obstáculo para las empresas de mayor tamaño, pero sí para las pequeñas. Las restricciones en el acceso al financiamiento interno y externo, así como las solicitudes de garantías y las elevadas tasas de interés, son barreras importantes para  la innovación e incorporación de conocimiento en las empresas de menor tamaño”, expone la Cepal.

“A la vez, la innovación requiere economías de escala y alcance, lo que dificulta a las Pymes  involucrarse en esta actividad. Las grandes empresas están mejor situadas para asumir los altos riesgos asociados a la innovación y apropiarse de sus retornos. “

A pesar de estas restricciones, las Pymes aportan flexibilidad a los procesos de innovación mediante su estructura organizacional más maleable y capaz de responder rápidamente a cambios, la participación de sus trabajadores y la celeridad en la toma de decisiones

Las que se orientan a las exportaciones tienen mayor capacidad de innovar y, de hecho, innovan más, pues su permanencia en los mercados internacionales depende de sus competencias tecnológicas y mejora en sus modelos organizaciones, que a su vez son caldo de cultivo de la innovación.

Las políticas públicas de apoyo a la innovación e incorporación del conocimiento en los procesos productivos deben tomar en cuenta tanto las restricciones como las fortalezas de las Pymes, así como sus necesidades de fomento y apoyo para desarrollar actividades de innovación complejas y de amplio alcance.

Las políticas deben ayudar a que estas empresas superen las barreras que enfrentan, expandir los efectos de derrame hacia otros sectores y propiciar los encadenamientos productivos hacia atrás y hacia delante. De esta manera, aumentaría el valor agregado y mejorarían los ingresos y salarios en las pymes y en la economía en su conjunto. Por eso, las Pymes deben asociarse y vincularse con otras empresas para fomentar y facilitar la incorporación de aprendizaje y conocimiento.